Ser elegida entre miles de aspirantes como Daenerys Targaryen en 'Juego de Tronos' fue la oportunidad de la vida de Emilia Clarke. Tanto es así, que pese a los duros momentos que vivió la joven en los que su vida estaba en juego, intentó sobrellevarlo todo sin que afectara a su trabajo en la serie.

La Madre de Dragones ha reconocido que tenía miedo de explicar la gravedad de la hemorragia cerebral que había sufrido a sus jefes en HBO durante su entrevista en el podcast Table Manners.

"Con el primero, no podía decirles qué había pasado hasta que supieran que no iba a morir. Así que tardamos como tres semanas en plan, 'siento no haber respondido a los mails. Es que he estado un poco, ya sabes... ¡estoy bien! Por cierto, todo va genial. Estoy perfectamente. Voy a volver al trabajo, no me pasa nada. ¡Todo bien!".

La actriz confiesa que no es que tuviera una razón de peso para hacerlo así, pero tenía un miedo irracional.

"Simplemente estaba tan asustada constantemente de que me despidiesen por cualquier razón. Así que fue un poco... fue cosa mía, más que de ellos. No tenía ni idea de cómo de cuidada estaba en realidad".

Como ya explicó también en su desgarrador relato en 'Armchair Expert' con Dax Shepard:

"Para mí ni siquiera era una opción contarle nada a nadie. Porque necesitaba entender primero todo lo que me había pasado... ¡Y quería volver a trabajar! Pensaba que me iban a despedir. Tenía esta gran oportunidad, y necesitaba demostrarles que me merecía estar ahí, y tener una hemorragia cerebral no iba a ayudar".

Finalmente, Emilia sobrevivió y unas 5 semanas después volvió al trabajo. Fue un tiempo después cuando volvió al hospital por un segundo aneurisma y estuvo entre la vida y la muerte al complicarse la operación, como puedes ver con sus palabras en el vídeo de arriba.

· · ·

Seguro que te interesa

"Él me cuidó": Emilia Clarke revela cómo Jason Momoa la ayudó en las escenas sexuales de Daenerys Targaryen en 'Juego de Tronos'