Ashton Kutcher ya está preparado para su nuevo reto, uno difícil donde los haya: sustituir a Charlie Sheen al frente de Dos hombres y medio. Con tres semanas de rodaje a sus espaldas, el nuevo líder de la sitcom está preparado para el estreno de la novena temporada de la serie el próximo día 19.
Aunque el marido de Demi Moore reconoce estar "nervioso" ante su próximo debut frente a una segurísima audiencia millonaria, también se muestra "agradecido" en una entrevista a TV Guide.

"Mudarte a casa de alguien es algo que da miedo. ¿Quién sabe cómo será la dinámica de trabajo y cómo se sentirá todo el mundo?", ha dicho Kutcher. Y es que la mudanza no es sólo en la vida real, sustituyendo al despedido Sheen, si no que en su papel en la serie también interpreta a un billonario que se muda a la antigua casa de Charlie.

"Quería estar seguro de que yo estaba cómodo y todo el mundo lo estaría conmigo y creo que todos lo hemos conseguido", añade Ashton en la entrevista.
Si las dudas de Kutcher eran haber aterrizado bien entre sus nuevos compañeros de reparto, éstas deberían haber quedado resueltas al leer la entrevista, porque otro de los actores del reparto, John Crier -Alan Harper en la serie- ha confesado que Kutcher "ha iluminado el rodaje".

"Las audiencias se han vuelto locas al saber que él era el próximo protagonista", ha dicho Crier, que subraya que es "muy divertido" para los dos porque tienen "que descubrir qué es lo que funciona" entre ellos. "Y él está dispuesto a todo", avisa.

Kutcher aceptó sustituir a Sheen por el módico precio de 700.000 dólares el episodio, que inmediatamente le convierte en uno de los actores televisivos mejor pagados, aunque no tanto como Sheen, que llegó a ser el actor mejor pagado de la historia en la pequeña pantalla con 1,2 millones de dólares por cada entrega de la serie.