NovaMás » Belleza

TRUCOS

Aprende a desmaquillarte correctamente

El ritual de limpieza de la piel es uno de los pasos más importantes para tener una piel sana y bonita. Cada día la epidermis acumula residuos de maquillaje, impurezas fisiológicas (sebo, sudor, células muertas) y suciedad relacionada con el entorno (polvo, contaminación) llevando a la piel al colapso, se asfixia. Desmaquillar y limpiar la piel en profundidad permite prepararla y optimizarla para absorber mejor los componentes activos de los productos para el cuidado.

Publicidad

Tras un día intenso de trabajo o después de una noche de fiesta es normal que la pereza se apodere de ti y no te desmaquilles. No pasa nada, pero tienes que intentar que esto no ocurra. Cuanto más cuides su higiene, más sana y más radiante estará tu piel . Mantener la piel limpia por la mañana y por la noche hará que ésta luzca sana y cuidada.

Por la mañana

Limpiarla es vital ya que por la noche se regenera produciendo sustancias de deshecho que hay que retirar. Pasando por tu rostro un buen desmaquillante y, a continuación, el tónico tu piel estará limpia y respirará mucho más fresca.

Al igual que por el día, debes de limpiar tu rostro antes de acostarte, tanto si vas como si no vas maquillada. Los productos limpiadores además de eliminar el maquillaje, ayudan a borrar el exceso de sebo, el sudor y los residuos de polución que se han acumulado en tu rostro a lo largo del día.

¿Cuál debe de ser tú ritual de limpieza facial perfecto?

Dependerá de muchos factores como:

- Las necesidades de tu piel: si tienes la piel seca, grasa o mixta. En función de ello tendrás que inclinarte por unos productos u otros.

- Tu estilo de vida: si vas con prisas y quieres invertir poco tiempo en la limpieza o por el contrario eres de las que les gusta deleitarse con el ritual.

- El tipo de textura que más te guste. Podrás encontrar productos con textura en espuma, gel o aceite. También puedes usar jabones limpiadores, pero no olvides que sean acordes a tu tipo de piel.

- La fragancia de los productos: si te gustan que tengan olor o, por el contrario, te gustan sin fragancia.

¿Cuáles son los pasos?

- En primer lugar hay que desmaquillar ojos y labios. Si los maquillas de manera intensa y, además, usas máscara de pestañas y eyeliner resistentes al agua o de larga duración puedes utilizar un desmaquillante para estas zonas específicas. De este modo conseguirás eliminar el maquillaje mucho más rápido y de manera más efectiva sin tener que insistir tanto con el disco desmaquillante para eliminar los restos.

Presta especial atención a las pestañas para no quedaros sin ellas. Con el algodón empapado de producto presiónalo unos segundos sobre ellas para ablandar la máscara y después con movimientos ascendentes retira los restos.

- A continuación vamos con el resto del rostro. Coge otro algodón y aplica un poco de leche o crema limpiadora. Pásalo suavemente por todo el rostro haciendo especial énfasis en frente, nariz y barbilla que es donde se acumula más el exceso de sebo. No olvides desmaquillar también la zona del cuello si lo maquillas. Puedes utilizar también un jabón desmaquillante pero recuerda que tiene que ser específico para tu tipo de piel ya que puede resecarla o engrasarla.

- A mí para terminar el desmaquillado me gusta pasarme un nuevo algodón impregnado con un poco de agua micelar por todo el rostro para refrescarlo y eliminar alguna posible impureza que pueda quedar, pero es algo opcional.

- Por último, aplica un tónico en un algodón y deslízalo suavemente por todo el rostro. De este modo prepararás la piel para recibir el sérum y la crema posterior, pero también neutralizará la acción del agua y restaurará el pH óptimo de tu piel.

Y no te olvides que una correcta limpieza de tu rostro es garantía de una piel sana y bonita.

Publicidad