Novalife » Útil para ti

OJO CON EL CALZADO DE VERANO

Trucos para evitar rozaduras en los pies por el uso de sandalias

Con estos sencillos trucos podrás usar sandalias y chanclas todo el verano sin dañar tus pies.

Publicidad

Durante los meses de calor, el calzado abierto supone una ventaja para soportar las altas temperaturas y evitar sudar en exceso. Mantener los pies frescos y ventilados es muy agradable. Sin embargo, las llagas que pueden causar los zapatos abiertos no lo son tanto. Sigue los consejos del vídeo y descubre cómo librarte de ellas.

En verano, es normal terminar una jornada de piscina o playa con los pies destrozados. En los primeros días de uso de calzado veraniego, los pies no se han acostumbrado todavía a las alpargatas, sandalias y chanclas. Sin embargo, con estos trucos rápidos te resultarán mucho más cómodas.

Lo primero que te aconsejamos es que el zapato sea de tu talla. Si la chancla es un número más grande del que deberías usar, te quedará suelta y esto provocará mayores rozaduras. La zona más delicada es justo entre los dedos de los pies, ya que, si quedan sueltas, forzarás el agarre e irritarás la piel.

Este verano, ten siempre a mano un poco de vaselina. Este consejo es realmente efectivo para mantener a raya las lesiones. Aplica en la zona del zapato que te haga rozadura, principalmente en el agarre que va entre el pulgar y el índice si son chanclas. De esta manera, te resultará mucho más suave el roce de la piel con el material y evitarás las temidas llegas que te pueden estropear un día de playa o piscina.

Es importante también que después de darte un baño, seques bien la zona antes de calzarte. La humedad ablanda la piel, lo que aumenta la sensibilidad de los dedos y la probabilidad de que se originen rozaduras.

El último truco, quizá menos chic, pero el más agradecido, es utilizar polvos de talco. Aplícalos en el área donde podrían aparecer las llagas. El talco absorberá el sudor y favorecerá el deslizamiento de los dedos en el calzado. De esta manera, no volverás a asociar el verano con los pies dañados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Por qué deberías dejar de usar chanclas

Publicidad