Novalife » Útil para ti

COCINA Y LIMPIEZA

Cómo mantener tu vitrocerámica en perfecto estado de revista

Cuando la compraste daba gusto verla brillar y te gustaría mantener ese estado el mayor tiempo posible, ¿qué debes y qué no debes hacer para que tu vitro se mantenga en buen estado?

Publicidad

La usas a diario, es uno de los electrodomésticos, junto con la lavadora, al que más uso das: la vitrocerámica. Cuando recién llegó a casa venía impoluta pero claro, el uso le pasa factura… ¿quieres saber qué debes hacer (y sobre todo, qué no debes hacer) para que siga teniendo un aspecto impoluto?

Te ayudamos con estos consejos:

- Así limpiaba así así.. pero cada día: sabemos que, tras cocinar y si has tenido una larga jornada de trabajo, no te apetece ponerte a limpiar. Pues es un error si lo que pretendes es que tu vitro siga en buen estado: si lo que buscas es que la superficie no pierda brillo ni se acumule suciedad, debe limpiarse cada día después de su uso y no tiene por qué ser un proceso largo.

- ¿Con qué limpiar? Aquí, cada maestrillo tiene su librillo. Cada fabricante te recomendará una cosa, porque productos específicos hay muchos. Lo que sí te aconsejan, en general, es que la limpies cuando esté fría, nunca en caliente, porque podrías dañarla. Si no te van los productos químicos, puedes tirar de soluciones caseras. Tienes por ejemplo, el vinagre, que a la hora de limpiar sirve para casi todo. Para usarlo en la vitro debes disolverlo en agua, aplicar la mezcla sobre la superficie y dejarlo actuar unos minutos. Después, utiliza un paño limpio para retirar el producto y la suciedad (o, en su defecto, papel de cocina). Verás cómo se eliminan fácilmente las manchas. El limón es otra opción que tampoco dañará la superficie de tu vitrocerámica.

Limpiando la vitrocerámica | iStock

Echa unas gotas sobre las manchas y deja que actúe durante unos minutos, después, frota con un paño limpio. También puedes utilizar el hielo: aplica un poco sobre la mancha de la vitro y después, elimina la mancha con la rasqueta. Este utensilio es básico si tienes vitro ya que te permite eliminar todos los restos que hayan podido quedar pegados y sin dañarla: debes utilizar siempre la rasqueta y no un estropajo, de ninguna clase, ya que sus fibras dañarían la superficie y la rayarían.

- Otros consejos: la vitro no es una tabla, no la utilices como tal y no apoyes en ella alimentos o enseres de la cocina. Las vitro están compuestas de cristales que se rayan fácilmente.

- Tampoco forma parte de la encimera, así que no la utilices como tal.

- Utiliza, para cocinar, las ollas y sartenes adecuadas. Esto te pasará sobre todo si tienes una vitrocerámica de inducción, que son las más caras pero también, de mayor calidad. Este tipo de vitro necesita de ollas ferromagnéticas que no dañen el cristal.

Si sigues estos consejos verás cómo alargas la vida útil de tu electrodoméstico y como además, conserva su lustre.

Publicidad