Atenta a estas señales

Atenta a estas señales

9 formas de saber si tu compañero de trabajo quiere que le invites a salir

No te lo pienses tanto, si ha dado alguna de estas señales de vida, queda con él.

Compañeros de trabajo
Compañeros de trabajo | iStock
Laura Sánchez (@lauraslara) | Madrid
| 28/11/2018

Pedirle salir a un compañero de trabajo puede generarte dudas, sobre todo si no lo has hecho nunca y te paraliza el miedo a las consecuencias en tu entorno laboral. La buena noticia es que no es tan difícil como parece. Y tampoco tiene por qué afectar a tu rendimiento profesional. Antes de nada, ¿estás segura de que quiere quedar contigo fuera de la oficina? Revisa estas nueve pistas que demuestran que las chispas que saltan después de tantas horas juntos no son imaginaciones tuyas y adelante, invítale a tomar algo.

1. Te busca para desayunar o te trae el café por la mañana

Si el chico en cuestión es tu empleado o tu subordinado, pasa al punto 2. Y no seas tan soberbia, que hasta las jefas pueden prepararse el café. Pero si tu compañero de trabajo siempre aparece por la puerta con una taza humeante y algo dulce para acompañar, una de dos, o es el hombre más amable y atento del universo o es una forma de decirte que le interesas.

2. Siempre está en tu línea de visión

Tranquila, en realidad no es tan espeluznante como parece. Lo es si no estás interesada en esa persona, pero si te gusta al menos un poquito y cada vez que levantas la vista del ordenador tus ojos se cruzan con los suyos, vamos bien. Y si cuando esto sucede se le dibuja una sonrisa, ahí lo tienes. La prueba definitiva de que tienes luz verde para pedirle una cita se produce cuando, en lugar de detenerse en cualquier otro lado de la oficina de camino al baño, encuentra una excusa absurda para aparecer en tu mesa y hablarte sobre lo que pasó en el último capítulo de esa serie que os gusta a los dos. ¿Necesitas más datos?

3. Ha cambiado su manera de vestir

No todo el mundo se levanta de la cama 20 minutos antes solo para peinarse y elegir el atuendo perfecto. Si el colega que te mola ha cambiado su fondo de armario, ten en cuenta que ha sacrificado un buen rato de sueño solo para impresionarte. Si eso no merece una copa, apaga y vámonos.

4. Te envía mensajes privados

Esto es algo más difícil de interpretar. Por un lado, hay que tener en cuenta que los compañeros de trabajo charlan entre sí por Whatsapp de forma platónica todo el tiempo. No te vuelvas loca solo porque tu colega en cuestión te ha enviado un mensaje con gifs de broma a través del chat. Pero vuélvete todo lo loca que quieras si empieza a preguntarte sobre tus gustos o tus pequeños planes de futuro. Si está intentando saber quién eres a un nivel más profundo, es el momento de apostar a ganar. Ese tío no te ve como una simple compi de curro.

5. Se acuerda de tu cumpleaños

Recordar tu cumpleaños es una cosa (gracias, Facebook), pero dejarte un post it en la pantalla del ordenador, hacer colecta entre los compañeros para regalarte una tarjeta, llevarte un cupcake o incluso comprarte un pequeño detalle por su parte, son indicativos evidentes de que quiere pasar al siguiente nivel. Si aún así necesitas una prueba adicional, espere a que vuelva de vacaciones. Si te trae de su viaje algo hecho a mano o algo más original que al resto, no esperes hasta las navidades para pedirle salir.

Compañeros de trabajo | iStock

6. Hace todo lo posible por salir a tu hora

Obvio, ¿no? Si te estás negando a ti misma lo que sientes por ese compañero, probablemente te hayas convencido de que sale más tarde de su hora porque tiene mucho trabajo acumulado. Que te espere para irse a casa no quiere decir que sea un acosador, simplemente puede que no sepa cómo acercarse a ti de otra manera. Si te mola, pónselo fácil. No hay mayor prueba de que le gustas que el hecho de que demore 15 minutos su salida para compartir un rato contigo.

7. Vuestras reuniones diarias cada vez son más largas

Mientras que la mayoría de las reuniones consisten en repasar la agenda, a este colega y a ti os gusta tomaros vuestro tiempo para discutir cada punto. ¿Recuerdas cuando en el cole el profesor te asignaba hacer un trabajo por parejas con el chico que te gustaba? Las eternas discusiones laborales normalmente te aburren, pero cuando los dos estáis reunidos, el tiempo vuela. Pues imagínate con una botella de vino.

8. Quiere seguir trabajando incluso después del trabajo

A menos que ya fuerais amigos antes de ser compañeros de trabajo, con esto ya deberías asumir que él también se siente atraído por ti. Tu colega ya te ve cinco veces a la semana, ocho horas al día. ¿Realmente necesita seguir revisando contigo esos puntos que no están claros después del trabajo? No. Así que deja de perder el tiempo y proponle un plan alternativo.

9. Te cubre las espaldas cuando hay algún problema

Podría ser una persona amable y desinteresada. Pero todos sabemos que las oficinas son lugares competitivos y un poco inhumanos. A veces nos ayudamos mutuamente, pero hazle caso a tu intuición si te dice que ese compañero está haciendo mucho más de lo que cabría esperar, incluso aunque suponga un inconveniente para él. Una cosa es echarte un cable con la organización de los archivos, y otra pasar dos horas un viernes por la tarde ayudándote a reconfigurar una hoja de Excel. Está pidiendo una cita a gritos.

Los mas vistos

Hogarmania

Errores decorativos al renovar tu hogar

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.