Empieza un año enterito, con sus 366 días (recuerda que 2020 trae 24 horas de regalo) impolutos. Ahora que las navidades han llegado a su fin, y con ellas la euforia, el estrés, los excesos y las distracciones, es el mejor momento de ponerse manos a la obra para cambiar todo aquello que no nos ha servido ni ayudado el año pasado.

Comienza un periodo de nostalgia y vulnerabilidad que los resfriados y la vuelta al trabajo no hacen más fácil, pero también un momento de nuevos retos, y a estos tenemos que agarrarnos. Si piensas que has fracasado en tus resoluciones de 2019, ahora tienes una nueva oportunidad para conseguir ser más feliz. El equipo de psicoterapia de GrupoLaberinto aconseja empezar a trabajar sobre estos 10 hábitos saludables. Porque para alcanzar la felicidad ‘real’ no basta con sonreír y pensar en positivo (¿cómo se hace eso?), requiere de algo más de esfuerzo que hacerle caso a una taza.

1. Vive el presente. El “aquí y ahora” que nos venden todas esas frases de ‘wonderfulismo’ va a tener algo de razón. “Obsesionarse con el pasado o con el futuro es una de las principales causas de ansiedad y angustia”, explican los expertos. Ambos tiempos escapan a nuestro control, de ahí que “Disfrutar lo que vives en el momento presente sea esencial para sentirte satisfecho con tu vida”.

Ser más observador, estar atento a los pequeños detalles que normalmente nos pasan desapercibidos, es una buena manera de vivir el presente. Lo conocido acaba aportando insatisfacción. Prueba a hacer algo nuevo o diferente y aprende de las experiencias. “Si prestas más atención a construir recuerdos y menos a los objetos y al pesimismo, conseguirás mejoras notables en tu estado de ánimo”.

2. Ponte metas realistas. Las metas sirven, claro que sí, pues nos hacen ser más conscientes de nuestros logros. Pero conviene ser realistas y no fijarse retos imposibles o muy a largo plazo que al final nos traigan frustración. La finalidad es ver resultados, no colapsar. “Cada meta establecida y superada es un paso más para acercarte a la felicidad”.

Sonrisas | iStock

3. Haz ejercicio. Lo has leído cientos de veces porque es un hecho científico: la actividad física produce proteínas y endorfinas que nos hacen sentir felices. Y si a esto le sumas una mejora de tu estado físico, ahí lo tienes. Los terapeutas de GrupoLaberinto recomiendan “Empezar poco a poco con unos minutos al día, y aumentar conforme pase el tiempo y según tus necesidades”.

4. Duerme más. Qué fácil es decirlo, ¿no? Puede que no siempre esa fácil con los ritmos de vida que llevamos, pero piensa que dormir ayuda al cuerpo a recuperarse, y nos hace más productivos y positivos. No tienen que ser ni 8 ni 12 horas, cada cuerpo es diferente. Se trata de encontrar el descanso adecuado para ti. “Lograrlo disminuirá tu sensibilidad ante las emociones negativas, lo que va a traer beneficios a tu salud mental y a tu felicidad”, añaden los psicólogos.

5. Sal al aire libre. Sobre todo si vives en una gran ciudad. Salir al campo el fin de semana, aunque simplemente sea para dar un paseo, sentir el aire en tu piel y disfrutar de la luz del sol te hará sentir renovado y descansado. “Solo 20 minutos al día pueden traer grandes mejoras en tu estado de ánimo y ayudarte a afrontar con una mejor actitud la semana que tienes por delante”.

6. Agradece. A dios, al universo, a la vida o a quien tú quieras. Pero da las gracias, de corazón, por todo lo bueno que tienes, por quién eres y por la vida que te ha tocado vivir. “Ser consciente de todo aquello que se tiene que agradecer genera beneficios emocionales y aumenta los niveles de satisfacción personal”. Meditar es una manera de agradecer. Una forma de despejar la mente y calmar los pensamientos para mantener una visión clara de nuestras metas. Unos minutos al día dedicados a este fin te ayudarán a calmar las dudas y plantarle cara a los problemas con una buena actitud.

7. Equilibra la agenda. Y ponte siempre en primer lugar. Por más ocupado que estés a lo largo de la semana, debes encontrar un hueco, única y exclusivamente, para ti. “Algo muy común y muy equivocado es creer que otras personas son responsables de nuestra felicidad. Es importante que aprendas a ser feliz de manera independiente, las demás personas (familia, amigos, pareja) son complementos de tu felicidad, no su origen”. Lo dicho, la felicidad está en ti.

8. Reorganiza tu escala de valores. Ordenar tus prioridades te ayudará a decidir si lo que no te hace feliz merece la pena seguir en tu vida. Se habla de huir de personas y situaciones tóxicas, cuando en realidad nos referimos a apartarse de todo aquello que nos causa ansiedad o estrés y que solemos justificar como ‘obligaciones’ porque no sabemos cómo desprendernos de ellas. En 2020 sé valiente.

9. Desconecta para conectar. No, no hablamos de Internet y de la tecnología, que también. Hablamos de crear una red social física y real, como las de toda la vida. De conocer gente, de quedar con amigos o familia que de verdad estén ahí para ti. “Socializar tiene beneficios infinitos, y hacerlo detrás de una pantalla no te los da”. Este año, intenta realizar actividades que disfrutes con tus seres queridos. Puede que al principio te cueste y que incluso te dé pereza, pero el esfuerzo siempre merecerá la pena. Salir de nuestra ostra, sobre todo cuando tenemos problemas o preocupaciones, es la mejor manera de olvidarse un rato de lo malo y dar un descanso a nuestra mente.

10. Perdona. El gran secreto para ser más feliz es el perdón. La única manera de dejar el pasado atrás, de avanzar hacia la felicidad sin la carga de los rencores. “Reflexiona sobre aquello que te ha hecho daño para poder iniciar el proceso del perdón”, aseguran los psicoterapeutas. Es duro, pero quitar el peso de tus hombros valdrá la pena.