¡Es una liberación!

¡Es una liberación!

Cinco razones para ir sin sujetador

Uno de los mayores placeres del día siendo mujer es llegar a casa y quitarte el sujetador. Liberar los pechos y desabrochar las ataduras. Pero ¿por qué esperar para quitártelo cuando puedes ir todo el día cómoda?

Pechos
Pechos | iStock

Melanie Quintana (@somospeculiares) | Madrid | 04/12/2018

Desde que somos pequeñas nos venden un estereotipo de tetas, al igual que de mujer, de pezones, de curvas… en fin, estereotipos en plural. Y la belleza de nuestros pechos no se queda al margen. Nos venden la idea de que las tetas han de ser redondas, simétricas, duras, juntas y con un pezón rosado y perfectamente redondo y en punta. ¿Pero cuantas mujeres se atienen a esta realidad?

Queridas, ni el 10%. La realidad es que las tetas no son simétricas y muy pocas veces están duras. A menos que tengas el periodo y se te pongan como una piedra. Tampoco están juntas y elevadas hasta el cogote, esto no es real. Esto es lo que nos intenta vender la sociedad para que compremos más sujetadores hasta instaurarlos en nuestras vidas y no poder ni siquiera pensar en la idea de salir a la calle sin ellos, perpetuando un estereotipo de pechos que no podemos cumplir.

Pero ¿ir por la vida sin sujetador? ¡Estás loca! “Todos mirarán mis pezones, qué vergüenza, se van a mover de un lado para otro”. Estas son las ideas que nos meten en la cabeza y las excusas que nos ponemos a nosotras mismas para acabar comprando esos aros que tanto daño nos hacen, en vez de escuchar a nuestro cuerpo, a lo cómodas que nos sentimos sin el sujetador.

Nos morimos de vergüenza solo de pensar que se nos vean o se noten los pezones. Nos dejamos arrastrar por la idea de que llevando sujetador no nos los miran y que se ven más bonitas, de que no podemos ser sexis sin él. Pero esto no es más que otra forma de acomplejarnos por cómo son nuestras tetas, tanto por parte de la sociedad como por nosotras mismas.

Gente del mundo, redes sociales y personas atrapadas en el patriarcado, las mujeres tenemos pezones al igual que los hombres y no por no llevar sujetador queremos que se te ponga dura. Si voy sin sujetador no voy buscando seducirte, ni palabras obscenas por la calle y tampoco quiero que me digas lo evidente: ¡que voy sin él!

Y no digo con esto que no haya que usarlo, que el no hacerlo sea mejor, digo que el hecho de que sea una opción ya es liberación para nosotras. Que siendo mujer tengas la libertad de usarlo o no cuando te dé la gana. Que pase de ser algo necesario a un accesorio en nuestra vida. Que no usemos el sujetador por vergüenza o imposición, si no que lo hagamos por libre elección.

Pecho | iStock

Sí que es verdad que las mujeres con un pecho muy grande necesitan llevarlo por el dolor que les produce el no hacerlo (en algunos casos, no en todos), si es tu caso úsalo, porque ir sin sujetador no debería doler.

Y si te lo quitas no pienses que todos te van a mirar o se te van a salir. Al principio puede que te sientas rara, es normal, y que tu cabeza te empiece a lanzar mensajes de que eres el centro de atención, pero cuando te des cuenta de que nadie te mira y de lo cómoda que te sientes al no usarlo, seguro que no quieres volver a los aros nunca más. Aunque si que es muy importante la sujeción de las mamas cuando hacemos deporte.

Y si no lo haces porque te han metido en la cabeza ideas como que no usarlo puede provocar que se te caigan… Espera a leer los beneficios de no llevarlo:

1. Pechos más firmes: así lo afirma un estudio de la Universidad de Franche-Comté de Francia, en el que el profesor Jean-Denis Rouillon afirma que el tejido muscular de las mamas es más fuerte en las mujeres que no usan sujetador.

2. Mejor circulación: cuando no usas el sujetador eliminas la banda restrictiva que rodea tu pecho, por lo que tu circulación mejorará, y como consecuencia tendrás una piel más sana y firme.

3. Pezones más altos: el mismo estudio de Rouillon descubrió que los pezones de las mujeres que no usaban sostén eran un promedio de 7 milímetros más altos que los de las mujeres que sí lo usaban.

4. Revisión consciente: al llevarlos sin sujeciones tiendes a tocártelos más y a ser más conciente de cómo son o si hay alguna anomalía o cambio en ellos.

5. Aumentarán: al llevar los músculos en libertad, los pectorales deben trabajar más para soportar la gravedad, lo que incrementa el volumen de tu pecho.

Así que desde aquí te animo a que salgas unos días sin sujetador a la calle y que tú misma descubras cómo te sientes. Que te atrevas a mirarte en el espejo y redescubrir la textura de tus senos, la dureza, cómo son los pezones, que te des cuenta de lo bonitos que son y que sonrías, porque esos son tus pechos y de nadie más. Y que si decides salir a la calle sin oprimirlos te sientas una mujer libre, empoderada y sexy.

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.