Parece que se acaba el año y se diría que se acaba el mundo porque hay que comer, sí o sí, como si no hubiera mañana. Que si copas y aperitivos con los amigos, que si cena o comida formal de empresa, que si un piscolabis con los del barrio, que si la cena familiar… Y todo esto le acaba pasando factura, como es de esperar, a tu estómago: molestias, digestiones pesadas, acidez, ardor…

Aclaremos una cosa: no es lo mismo acidez que ardor de estómago. El ardor es el síntoma de quemazón que se experimenta por la acidez en el esófago, mientras que la acidez es la incomodidad que se siente en el esófago a causa de los jugos gástricos. También se le conoce como reflujo.

Hay desencadenantes de uno y otro: comer muy rápido, cenar muy tarde, comer demasiado, la comida picante, las comidas con salsa y con cebolla, las bebidas con gas, la cafeína, los cítricos, beber poco agua a lo largo del día…

Dicho lo cual, evidentemente puedes tirar de pastillas de farmacia para intentar arreglar/prevenir el problema, pero hay una serie de alimentos que te ayudarán, y mucho, con estas molestias y fijo que los tienes en casa:

- La avena: su alto contenido en mucílagos suaviza la mucosa digestiva, o expresado de otra forma, es un antiácido natural. Nuestra recomendación para tomarla: déjala en remojo toda la noche y cómela con manzana troceada. Hervida en sopas también sienta bien.

- La sandía: por su alto contenido en agua y su frescor, es otro calmante de la quemazón y el ardor.

Ardor de estómago | iStock

- Calabacín: también contiene mucílagos y betacarotenos, que protegen la mucosa digestiva. Hervido es como mejor se digiere, evítalo frito o rebozado.

- Calabaza: además, está de temporada. Como el anterior, también tiene mucílagos y betacarotenos, que protegen la mucosa digestiva. Admite todo tipo de preparaciones, incluso, se puede comer cruda.

- Manzana: su pectina neutraliza la acidez estomacal. Un trozo de manzana alivia el ardor en cualquier momento. Si tenemos una digestión pesada, te recomendamos tomarla hervida.

- Papaya: la papaína ayuda a descomponer las proteínas, por eso favorece la digestión y previene el ardor (Cristobal Colón la tomaba para evitar problemas estomacales).

- Patata: un puré de patata y zanahoria calmará el estómago. Evítala frita porque genera acidez. Mejor, al vapor o asada.