Novalife » Belleza

PIEL BRONCADA

Aprende a usar de una vez por todas el autobronceador

Es uno de los productos más comprados en el sector de la belleza, aunque su uso requiera en ocasiones de más pericia que otra cosa. Desvelamos todas tus dudas de una vez por todas y te damos los consejos de los expertos para cada zona del cuerpo.

Aprende a usar de una vez por todas el autobronceador

iStock Aprende a usar de una vez por todas el autobronceador

Publicidad

Aprender a usar el autobronceador de una vez por todas es algo que en 2021 tenemos que conseguir. Es fácil, con unas pautas. Y con más práctica que otra cosa. Lucir un bronceado uniforme y bonito sin que parezcas Valentino tiene su arte. Y hoy te vamos a contar todos los trucos.

Cómo elegimos el mejor autobronceador para cada tipo piel

“Basta con tener dos ideas muy claras, la primera es dejarse asesorar por los profesionales de tu centro de confianza que serán los que mejor te puedas aconsejar en persona. Lo segundo es elegir productos de calidad”, nos cuentan los expertos de Primor.

“Para elegir la textura nos fijaremos en nuestro tipo de piel. Si tienes la piel seca o muy seca, elige las de formato crema o aceite porque ayudan a hidratar y retienen la humedad. Si tu caso es el contrario y tienes una tendencia más grasa, las mousses son las más aconsejables y los sprays una buena alternativa”.

“Para las novatas, el sérum puede ser el mejor formato. Al ser un bronceado progresivo, los errores no resultan tan evidentes como las fórmulas más instantáneas. También son la mejor opción para aquellos que no son muy hábiles en la aplicación de los cosméticos o para los deportistas, ya que el sudor acelera la renovación de las células y hace que el bronceado se desvanezca más rápido por lo que puede terminar siendo muy irregular”, explican.

Una vez que hemos elegido el tipo de autobronceador, vamos un paso más allá. Sabemos lo de la exfoliación previa y hasta nos hemos acostumbrado a extender vaselina en las zonas más rugosas para que el color no suba más de la cuenta. Pero hay otros muchos tips de aplicación que sólo conocen los expertos. Michaella Bolder, Tanning Expert de St. Tropez, nos los cuenta.

Exfoliación

Sí, pero 24 horas antes y 4 días después. Lo ideal es exfoliar la piel 24 horas antes de aplicar el autobronceador e insistir en las zonas con más queratina y a consecuencia, más rugosas como codos, tobillos y rodillas. Cuatro días más tarde, conviene volver a exfoliar la piel para devolver la uniformidad al tono y que el bronceado dure más.

Vacaciones
Vacaciones | iStock

Cuidado con las cuchillas

Si te depilas con este método es mejor hacerlo el día previo a la aplicación del producto. Si lo haces inmediatamente antes, éste se podría acumular en los poros y aparecerían pequeñas manchas.

Hidratación previa

La crema hidratante es indisoluble del autobronceador y la responsable de que el bronceado quede aún más luminoso y natural. Extiéndela antes de aplicar el autobronceador.

Codos, rodillas y talones van por libre

Si notas que estas zonas quedan más oscuras es porque no estaban suficientemente hidratadas. En este caso, lo mejor es extender previamente un bálsamo ultra nutritivo o vaselina. Así es como el color quedará uniforme en todo el cuerpo.

Siempre frente al espejo

Y si este fuera doble, mejor. Es la manera perfecta de evitar que alguna zona del cuerpo se quede sin producto. Es preferible repetir la aplicación dos veces ante la duda, que dejar alguna parte sin cubrir.

Con manopla, sí

Conviene mantener las manos aisladas del producto y aplicarlo con guante o manopla. De ese modo evitarás que la palma quede coloreada. Para broncear el dorso bastará con extender suavemente después sobre él, el excedente de producto.

¿Y en el rostro?

Lo primero que hay que saber es que el bronceado en el rostro y en las manos se desvanece más rápido que en el resto del cuerpo y habría que aplicarlo con mayor frecuencia. Para extenderlo bien, basta tener cuidado con las cejas y el nacimiento del pelo. Si tienes manchas, protégelas antes con una capa de vaselina.

Mantenimiento

Bastará hidratar a diario para mantener el tono uniforme y radiante y conseguir que dure más.

Y después, ¿qué?

El bronceado desaparece gradualmente, pero antes de volver a aplicarlo, pasados 5 ó 7 días, es obligatorio volver a exfoliar perfectamente la piel para que quede uniforme y partir de cero.

Publicidad