La madre de la niña ingresada en la UCI del Hospital Infantil de Zaragoza tras presuntamente recibir una paliza en su casa ha contado ante el juez que fue su pareja quien golpeó a la pequeña porque esta no paraba de llorar.

Según recoge 'El Heraldo', la madre contó que su pareja se levantó de la cama y fue hasta la habitación de la niña, donde le propinó una paliza hasta dejarla sin conocimiento porque esta no paraba de llorar.

El detenido, Constantin M., negó en un primer momento haber golpeado a la niña y aseguró que la pequeña se había caído en la bañera. Sin embargo, sus contradicciones y las palabras de la madre llevaron al detenido a confesar su culpa. Si bien, le resta importancia y asegura que solo le dio una patada porque no había luz y no veía.

El hombre, que tiene antecedentes por violencia de género, también ha confesado que la noche de los hechos había consumido alcohol y drogas.