El juez de lo Penal número 10 de Sevilla ha condenado hoy viernes a penas de 6 y 5 años de cárcel, respectivamente, al hombre y a la mujer acusados de intentar robar y lesionar a dos religiosos en junio del pasado año 2018 en las instalaciones de la Iglesia Cristiana Palmariana de El Palmar de Troya.

El juicio previsto para este viernes no ha llegado a celebrarse tras el acuerdo de conformidad alcanzado entre la Fiscalía, la acusación que ejerce la Iglesia Palmeriana y las defensas, de forma que el juez ha dictado sentencia 'in voce', que ha sido declarada firme, condenando al varón acusado, G.J.H.M., a 2 años de prisión y la prohibición de acercarse a menos de 300 metros de las instalaciones de la Iglesia Palmeriana durante un plazo de 10 años por un delito de robo con violencia e intimidación en casa habitada en grado de tentativa.

Asimismo, el juez ha condenado al acusado a otros 2 años de cárcel y la prohibición de acercarse a menos de 300 metros de uno de los religiosos lesionados durante 9 años por un delito de lesiones agravadas del artículo 148 del Código Penal, así como a 2 años de prisión y la prohibición de aproximarse a menos de 300 metros de la otra víctima por plazo de 7 años por un delito de lesiones del artículo 147 del Código Penal.

Por su parte, la acusada , la mujer del expapa ha sido condenada a las mismas penas por los delitos de robo con violencia e intimidación en casa habitada en grado de tentativa y lesiones agravadas y, en el caso del delito de lesiones del artículo 147, le ha sido impuesta una pena de 1 año de cárcel, lo que hace un total de 5 años de prisión. Uno de los religiosos agredidos también estaba acusado pero ha quedado absuelto.

El juez ha acordado la suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad para los dos acusados por un plazo de 5 años con la condición de que no vuelvan a delinquir, de que paguen sendas multas de 1.728 euros -el varón acusado- y de 1.440 euros -la acusada- y de que abonen de forma solidaria en concepto de responsabilidad civil un total de 32.973,06 euros en el periodo de un año.

En virtud de este acuerdo de conformidad y de la suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad, el juez ha acordado la puesta en libertad del expapa del Palmar que se encontraba en prisión provisional desde que ocurrieron los hechos. Saldrá de la cárcel a lo largo de la tarde de hoy.

El caso tiene su origen en lo ocurrido el 10 de junio del 2018, cuando los dos acusados entraron en las instalaciones de esta congregación, en El Palmar de Troya (Sevilla), con el propósito de apropiarse del dinero recaudado por la orden, según el Ministerio Público.

El que fue papa de El Palmar desde julio del 2011 hasta abril del 2016 y su mujer, exmonja también de la Iglesia Palmariana, se valieron de una escalera telescópica para sobrepasar el muro perimetral del recinto y, aprovechando que conocían los horarios, se escondieron hasta que, ya por la tarde, entraron en la imprenta.

Los acusados, que vestían ropa negra y ocultaban sus rostros con pasamontañas, llevaban además una navaja, dos caretas de payaso, bridas, cinta americana, dos alicates y una palanqueta, según el escrito de la Fiscalía. Hernández y su pareja fueron sorprendidos entonces por A.R.M.G., quien se enfrentó a ellos y fue herido con la navaja por el expapa y con un martillo por la mujer, aunque después se rehízo, quitó el arma blanca al antiguo dirigente de la orden y asestó una puñalada a la otra asaltante.

Una vez que Silvestre consiguió accionar la alarma, varios religiosos acudieron en su ayuda y uno de ellos, el padre Jesús María, también fue atacado y agredido por Hernández y su mujer, por lo que su compañero recogió la navaja del suelo y apuñaló al expapa en el costado.