Alba Dueñas

Sobre Alba Dueñas

Soy madrileña. Nací cuando la ciudad experimentaba una efervescencia generacional, social y cultural que aún se conoce como ‘la movida’. No era un mal escenario. Algo, no poco, estaba cambiando en este país.

Me crié en una familia obrera del barrio de Tetuán y desde muy pronto me resultó natural cierta disposición hacia el periodismo. La comunicación era el camino y en 2004 entré por primera vez en esa mole de hormigón de Ciencias de La Información de la Complutense.

Con 19 años tuve mi primera experiencia profesional en la revista GQ. El hecho de que una becaria de Tetuán pudiera aprender y disfrutar en un medio como ese no deja de ser un misterio, pero ocurrió.

En 2009 me licencié. Transcurrían los momentos más duros de la gran depresión económica. Los medios sufrían una severa crisis de modelo de negocio y viabilidad. Ante ese panorama cambié de aires. Me fui al Reino Unido, a la localidad costera de Brighton. Allí había trabajo y podía mejorar mi inglés.

Volví a España un año después con la determinación de dedicarme al periodismo. Hice un máster en radio y televisión en la escuela CES y entré como becaria en Antena3. Hice las prácticas en Espejo Público y nació Tu Tiempo con Roberto Brasero. Fueron siete años mano a mano con un genio como Brasero, un comunicador con voz propia. Buena escuela. Recorrí España, conocí a gente maravillosa y me llené los bolsillos de experiencias.

Entre borrascas y anticiclones me propusieron dar el salto a la información general. Bienvenido el cambio, un nuevo reto. Estuve un año presentando en el informativo más madrugador. Cuando el coronavirus puso todo patas arriba, nueva aventura en Nacional.

Ahora, otro giro del guion y entro en el equipo de quienes hacen la información deportiva. Encantada. Siempre he sido muy aficionada al fútbol. Podría recitar la alineación de mi equipo en los años en los que yo era aún una niña, pero eso sería ya dar demasiada información.