El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha afirmado que los gobiernos de Francia, Alemania, Rumanía, Portugal, España y Luxemburgo le han transmitido su disponibilidad para acoger a parte de los 147 migrantes que están a bordo del barco de la ONG española Open Arms en aguas italianas.

Conte ha explicado en un mensaje dirigido al ministro del Interior, Matteo Salvini, y publicado en las redes sociales que su intención es trabajar para que los países europeos acuerden un mecanismo permanente de distribución de los migrantes que lleguen a las costas italianas, para que el fenómeno sea gestionado a nivel de la Unión Europea (UE).

"Este es el momento de insistir en la dirección de llegar a una solución europea, de lo contrario Italia se encontrará completamente aislada", escribe. Y añade que la presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, parece "decidida a tomar este camino" y a apoyar a Italia en esta demanda, según ha podido observar en las conversaciones mantenidas entre ambos hasta ahora.

El Open Arms lleva dos semanas en el Mediterráneo esperando a que algún país europeo le ofrezca un puerto y tiene a bordo a 147 migrantes rescatados en diversas operaciones. La embarcación se encuentra frente a las costas de Lampedusa y sin autorización para atracar en un puerto, después de que la Justicia italiana cancelara el miércoles la prohibición firmada por Salvini en su contra debido a la situación "de evidente dificultad" en la que se encontraba la nave y le permitiera dejar atrás las aguas internacionales para acceder a las italianas.

En el mar Mediterráneo también se encuentra el barco humanitario 'Ocean Viking', fletado por las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée, que espera un puerto con 356 migrantes a bordo.