CHICAGO SAYS NO MORE

El Estado de Illinois prepara a sus estilistas para detectar posibles casos de violencia de género

Casi todos asistimos a la peluquería mensualmente y es sorprendente el nivel de confianza que podemos adquirir con nuestro estilista. Aprovechando esta circunstancia, en el estado de Illinois preparan a sus profesionales del sector de la belleza para lidiar con clientes que sean víctimas de violencia de género.

Publicidad

Les enseñan a construir relaciones duraderas con sus clientes y ahora, también, a detectar problemas psicológicos. El multitudinario evento anual de belleza del estado de Illinois trabaja, en colaboración con la fundación de “Chicago says no more", para instruir a sus estilistas sobre cómo tratar casos de violencia de género.

Desde la Fundación se asegura que la relación que establece una peluquera con sus clientas es a largo plazo y duradera. “Los estilistas probablemente saben detalles sobre sus clientes que no conocerían sobre otra persona”.

No es cuestión de hacer terapia en la peluquería, si no que puedan escuchar y ofrecer información relevante sobre un posible caso que se les presente. “Una clienta vino con el pelo alborotado e intentó contarme algo pero yo no dije nada. Solo pude decir... bien, vamos a ver qué podemos hacer...Entonces rompió a llorar y me dijo que tenía muchos problemas”.

Actualmente surgen 10 millones de casos por año en todo el país, lo que significa que 1 de cada tres mujeres es maltratada por su pareja en algún momento de sus vidas.

Publicidad