Análisis de la revista Dirigentes

Análisis de la revista Dirigentes

Japón, ¿el próximo motor asiático?

Desde el año 2012, la política económica de Japón tiene nombre: Abenomics. El Partido Liberal Democrático arrasó en las elecciones japonesas de 2012 y 2014, y desde hace tres años el primer ministro Shinzo Abe desarrolla un mandato enfocado a combatir la deflación y a potenciar el crecimiento. Ante la desaceleración china, ¿podría ser Japón la nueva locomotora asiática?

Mercados en Japón
Mercados en Japón | Reuters

El Abenomics nació tras la victoria electoral del Partido Liberal Democrático en 2012 compuesto de tres políticas o "flechas": una política monetaria expansiva, un programa orientado a la consolidación fiscal y diversas reformas estructurales para mejorar la competitividad en el largo plazo.

Siguiendo estas líneas de actuación, en 2013 el Banco de Japón (BoJ por sus siglas en inglés) inició un importante programa de compra de bonos para inyectar liquidez en los mercados financieros y acabar así con la deflación, que acompaña a Japón desde hace años. Tras dos años, lejos de abandonar esta medida, y contra todo pronóstico, el BoJ decidió el pasado mes de diciembre mantener el importe de este programa (unos 650.000 millones de dólares anuales) y al mismo tiempo extender el vencimiento de los bonos que adquiere (de entre 7 y 10 años a entre 7 y 12 años).

Implementó un nuevo plan de compra de ETF, siendo trackers del índice JPX-Nikkei index 400, que comenzará en abril, a un ritmo de 300.000 millones de yenes por ejercicio. Finalmente, decidió incrementar su inversión máxima en inmobiliario hasta el 10% de cada emisión, desde el 5% inicial. Desde el BoJ explicaron que se tomó la decisión "para complementar los efectos de su programa existente de flexibilización cuantitativa y cualitativa".

Como parte de su segunda flecha, de política fiscal, Abe inició en 2014 una subida progresiva del IVA, del 5 al 10%. En 2014 se subió hasta un 8%, y la caída de la demanda interna fue tan importante que el país volvió a entrar en recesión. El Gobierno ya ha anunciado que aplazará la próxima subida del IVA para la primavera de 2017.

Además, Japón ha aprobado una rebaja del Impuesto de Sociedades a un 29,97% a partir de abril (actualmente se sitúa en el 32,11%, muy por encima del 25% de media que registran las economías de la OCDE) y ha anunciado que lo recortará más en el próximo año fiscal, hasta el 29,74%.

Medidas estructurales
El país nipón anunció 26.250 millones de euros destinados a fomentar la natalidad, el empleo femenino y el sector agrícola, así como a incrementar el salario mínimo un 3% para 2016. Este plan contiene 2.250 millones de euros en ayudas al sector agrícola, nuevas subvenciones enfocadas a mejorar la competitividad a nivel internacional y también para frenar el impacto que tendrá el recién firmado Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) entre Japón y otros 11 países. Además del sector agrícola, el empleo femenino y la natalidad son los otros focos de las ayudas estructurales de Abe, enfocadas a combatir el envejecimiento poblacional.

¿Qué echan en falta los expertos?

Tras tres años de Abenomics y todas estas medidas, en opinión de José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, han faltado las reformas estructurales enfocadas a flexibilizar la economía y el crecimiento potencial, "vinculando casi exclusivamente las medidas a políticas de incentivo de la demanda cuando hay un problema grave también de oferta".

Puede leer el reportaje completo en la revista DIRIGENTES del mes de enero

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.