La crueldad de Gabriel no tiene límites: Así dejó a Carlos en coma