En 1978 Olivia Newton-John se hizo famosa en el mundo entero gracias a su interpretación de Sandy en 'Grease'. La actriz junto a John Travolta protagonizaron entonces uno de los musicales más importantes del siglo XX y que hoy en día se ha convertido e todo un clásico del cine.

Aunque ya han pasado más de 40 años de su estreno la cinta sigue siendo todo un referente y su banda sonora continúa estando como las canciones más famosas de las últimas décadas.

Por ello no es de extrañar que a lo largo del mundo muchos son los fans que Olivia sigue teniendo. Algo que la artista acaba de comprobar en primera persona tras recibir una de las mayores sorpresas que le han dado gracias a su mayor seguidor.

Todo sucedió a raíz de la subasta que el Olivia Newton-John Cancer Research and Wellness Centre organizó para recaudar fondos contra el cáncer. La intérprete decidió desprenderse de uno de sus objetos más preciados de 'Grease', aunque la ocasión lo merecía, su icónica chaqueta de cuero del final de la película cuando canta 'You're the One That I Want'.

Pues bien, la prenda fue adquirida por 243.200 dólares, lo que serían unos 220 euros, por un fan de Olivia que ahora ha querido que la chaqueta vuelva a sus manos.

La noticia se ha conocido a través de un vídeo que la casa de subastas ha publicado donde se ve el momento en el que esta admirador le da la sorpresa a la cantante tras darle un enorme paquete rosa donde estaba el regalo.

"Esta chaqueta te pertenece a ti y al alma colectiva de aquellos que te aman, aquellos para quienes eres la banda sonora de sus vidas. No debe quedarse en el armario de un multimillonario. Por esta razón, te lo devuelvo con humildad y respeto a su legítima propietaria, que es usted", unas palabras que hicieron llorar a Newton-John.

"Esto es lo más increíble y generoso que han hecho por mí. Estoy muy agradecida", respondió Olivia entre lágrimas quien no daba crédito a lo que estaba sucediendo.

Seguro que te interesa:

"Cada día es un regalo": Olivia Newton-John habla sobre su cáncer y asegura que no sabe cuánto le queda de vida