TRAS LA SERIE DE NETFLIX

Las 5 horas de terror que vivió el único superviviente de Jeffrey Dahmer: "Empezó a frotarse una cabeza humana"

Tracy Edwards fue el único que pudo sobrevivir al asesino en serie Jeffrey Dahmer, historia que ha sido contado en la serie de Netflix 'Dahmer'. Este fue el terrorífico relato de Edwards sobre cómo fueron las horas que vivió junto a él.

Publicidad

Netflix ha estrenado 'Dahmer', una serie protagonizada por Evan Peters que muestra el horror que ocasionó uno de los asesinos en series más despiadados de la historia, Jeff Dahmer, el caníbal de Milwaukee.

Dahmer asesinó, violó, descuartizó e incluso se comió a 17 hombres y adolescentes desde su primera víctima en 1978, cuando solo tenía 18 años, hasta que fue captura en 1991.

Evan Peters como Jeff Dahmer
Evan Peters como Jeff Dahmer | Netflix

Fue gracias a la actuación de Tracy Edwards, a quien Jeff había elegido como su víctima 18, que pudieron dar con él y poner fin a una oleada de asesinatos dentro del ambiente homosexual de Milwaukee y entre las zonas más deprimidas de la ciudad.

Por ello, Radar Online ha recogido el escalofriante relato de Tracy Edwards durante las horas que pasó junto al asesino. El joven que entonces tenía 31 años explica que conoció a Dahmer en un centro comercial: "Lo había visto antes en el vecindario, pero esta vez se presentó y dijo que se había mudado recientemente de Chicago".

"Me enseñó cien dólares y dijo que podíamos gastarlos en cerveza y divertirnos con amigos. A mí me pareció genial, así que volvimos al barrio y se lo contamos a mis amigos", explicaba. "Mientras se preparaban, Jeff sugirió que fuéramos a su casa y tomáramos un par de cervezas. Fui con él, ¡y fue el mayor error de mi vida!".

Shaun Brown como Tracy Edwards en la serie de Jeff Dahmer
Shaun Brown como Tracy Edwards en la serie de Jeff Dahmer | Netflix

El momento en el que Tracy entró en el apartamento de Jeff empezó el horror que vivió durante 5 largas horas, aunque con suerte pudo ser el único de los que entró ahí que lo contó: "Lo primero que noté en su apartamento fue un hedor insoportable. '¡Huele como si alguien hubiera muerto aquí!' Yo dije. Jeff se rio. Me dijo que había un problema de alcantarillado".

"A pesar del olor, su apartamento de tres habitaciones estaba limpio y ordenado, con una alfombra beige y un sofá en la sala de estar. Pero en las paredes había varios cuadros de jóvenes sin camisa", detallaba.

"Empecé a preguntarme si Jeff podría ser homosexual. Nos sentamos en su sofá, bebimos un par de Budweisers y conversamos sobre Chicago. Después de que terminamos, quise irme por el olor, pero Jeff rápidamente me trajo un ron con coca cola. Cuando lo bebí, comencé a sentirme mareado. Más tarde, me di cuenta de que la bebida había sido drogada", la técnica que el asesino solía utilizar con sus víctimas.

Tras esto empezó el horror: "Giré la cabeza hacia la derecha para mirar una pecera y, de repente, sentí que unas esposas me rodeaban la muñeca izquierda. Entonces Jeff clavó un cuchillo negro en mi pecho".

"Al principio, pensé que esto era una especie de broma enferma. Pero entonces Jeff entrecerró los ojos y dijo con voz helada: 'Haz exactamente lo que te digo, o te mato', sentenció.

"¡Tengo que salir de aquí YA!", pensó Tracey pero la única salida era la puerta del apartamento cerrada con doble cerrojo. Entonces, a punta de cuchillo, lo llevó hasta la habitación donde le puso la película de 'El exorcista'.

Para después decirle: "Quiero mostrarte algo", para entonces sacar una "cabeza humana". "Empezó a frotarse la cabeza, mirándome fijamente y diciendo: 'Así es como consigo que la gente se quede conmigo, y tú también te quedarás conmigo'".

Tras horas hablando y viendo la película: "Me ordenó a punta de cuchillo que me acostara de espaldas en el suelo para poder escuchar los latidos acelerados de mi corazón".

"Se puso encima de mí durante unos 15 minutos y fue entonces cuando me dijo que iba a arrancarme el corazón y ¡comérmelo! Mi piel se erizó de horror y una voz gritó en mi cabeza: '¡Tracy, sal de aquí! Es ahora o nunca'".

Voy a cortarte el corazón!" Mi sangre se convirtió en hielo y me quedé callado cuando escuché esas escalofriantes palabras del brutal asesino en masa Jeffrey Dahmer. Estaba acostado boca arriba en el suelo de su dormitorio. Me había puesto las esposas en la muñeca izquierda, me puso el brazo debajo de la espalda y presionó un cuchillo de 12 pulgadas en la entrepierna de mis pantalones. Su cabeza estaba contra mi pecho mientras escuchaba los latidos de mi corazón aterrorizado".

'Conversaciones con asesinos: Las cintas de Jeffrey Dahmer'
'Conversaciones con asesinos: Las cintas de Jeffrey Dahmer' | Netflix

Así es como pudo escapar Tracy Edwards de Jeff Dahmer

Entonces Tracey convenció a Jedd para volver al salón pero "en el camino nos detuvimos en la cocina, donde abrió el frigorífico para revelar una masa de carne ensangrentada en el interior. Retrocedí con horror cuando me llevó de vuelta al sofá. Manteniendo el cuchillo presionado contra mí, se sentó a su lado".

"Luego comenzó a mecerse de un lado a otro, cantando con voz cantarina: '¡Ha llegado la hora! Ha llegado la hora'. Me dije a mí mismo: '¡Vete ahora o estás muerto!'", recordaba.

"En un instante, me puse de pie y le lancé un puñetazo con la mano derecha en la mandíbula. Le di una patada en el pecho, tirándolo al suelo. Entonces corrí hacia la puerta".

"Abrí ambas cerraduras al mismo tiempo, mientras rezaba: 'Dios, déjame salir antes de que hunda ese cuchillo en mi espalda'. Escuché a Jeff corriendo detrás de mí. Giré el pomo y la puerta se abrió. Justo cuando estaba a punto de salir, sentí su agarre en mi muñeca. Me giré y lo empujé hacia atrás con toda la fuerza que tenía. En unos momentos, estaba en la calle, corriendo lo más rápido que pude mientras le hacía señas a un coche de policía".

Para terminar diciendo: "Arrestaron a Dahmer, y cuando se lo llevaron esposado, respiré aliviado. Pero fue solo después de que él se fue que el impacto total de mi terrible experiencia me golpeó: pasé cinco horas en el infierno. Otros quince habían muerto, ¡pero solo yo viví para contarlo!".

ObjetivoTV » Series

Publicidad