ABC encargó 'Revenge' para una primera temporada inicial de 13 capítulos. Ante la buena acogida de la audiencia recibió el famoso "back nine",  o lo que es lo mismo, 9 capítulos adicionales que sumaban una temporada de 22 episodios. ¿Qué significa esto para el desarrollo de una serie? Que los guionistas se tienen que poner manos a la obra para estirar un arco dramático que estaba previsto inicialmente para 13 episodios. En 'Revenge' se ha traducido con un enjambre de tramas superpuestas, algunas sacadas completamente de la manga, la mayoría inverosímiles y plagadas de incongruencias.

El estilo excesivo y ultra dramático de 'Revenge' se aprecia perfectamente en la Season Finale: Victoria Grayson tiene un accidente aéreo, Emily descubre que su madre está viva, Nolan le cuenta a Emily que el asesinato de su padre responde a una organización que va más allá de los Grayson, la falsa Amanda Clarke vuelve embarazada (supuestamente) de Jack y Charlotte se intenta suicidar con un bote de pastillas.

Un final de temporada que se puede resolver en los diez primeros minutos del inicio de la segunda. Será entonces cuando 'Revenge' tenga problemas serios y entre en una espiral de repetición continua. La premisa de la serie, la venganza de (la auténtica) Emily Throne, tiene un recorrido demasiado corto y tendremos que esperar a ver si la conspiración política, en la que está metida la madre de Emily, tiene posibilidades para enganchar al espectador y no repetir las mismas tramas de la primera temporada. Ahí reside el reto creativo de la serie.

Desde luego, 'Revenge' ha cumplido con el objetivo de la cadena y se ha asentado en la franja de los miércoles a las 22:00 horas, otorgando los mejores resultados de ABC en un año y medio. Es obvio que también tiene cosas que funcionan muy bien. La química entre los personajes de Emily/Amanda y Victoria Grayson proporciona el 90% de las mejores secuencias de la serie. La rivalidad entre ambos personajes es muy divertida a ojos del espectador. La secuencia que compartieron en la finale, en el que Victoria le regala una caja vacía a Emily es la mejor metáfora para resumir la relación entre las dos protagonistas femeninas.

'Revenge' también ha servido para resucitar la carrera interpretativa de Madeline Stowe, que ha recibido su primera nominación a los Globos de Oro por su papel de la mala malísima Victoria Grayson. Operada de la cabeza hasta los pies, con aspecto de cartón piedra y sobreactuada en cada plano, Stowe le da la serie mucho más que el resto de actores, bastante mediocres.

Ubicada en la noche del domingo en 2012/13
ABC ha decidido potenciar 'Revenge' y a partir de septiembre la serie se emitirá los domingos a las 9 de la noche, en el hueco que ha dejado 'Mujeres Desesperadas'. Una segunda temporada, previsiblemente de 22 capítulos, que se puede hacer muy larga si los guionistas no saben ofrecer elementos nuevos y se repita el esquema de la primera. La cadena ha puesto muchas expectativas en su drama culebronesco del año. Veremos si está a la altura.