'La conjura contra América'

El populista Charles Lindbergh, héroe de guerra xenófobo, se convierte en presidente en 1940 –al ser derrotado Franklin D. Roosevelt – y lleva al país hacía el fascismo (en la vida real, Roosevelt fue reelegido por tercera vez y evitó que Estados Unidos entrara en la II Guerra Mundial en Europa hasta que los japoneses bombardearon Pearl Harbor). Estas consecuencias alternativas se narran en ‘La conjura contra América’ a través de los ojos de los Levin, una familia judía de clase obrera de Nueva Jersey. Con la llegada al poder de Lindbergh se va aceptando más el antisemitismo y los judíos comienzan a ser perseguidos. Los protagonistas son el joven Philip Levin (Azhy Robertson, el niño de 'Historia de un matrimonio'); sus incrédulos padres, Bess y Herman (Zoe Kazan –'The Deuce'– y Morgan Spector – 'Boardwalk Empire'), y su ingenua tía Evelyn (Winona Ryder, 'Stranger Things') cuya pareja es un partidario clave de Lindbergh, el rabino Lionel Bengelsdorf (John Turturro, 'The Night of').

David Simon y Ed Burns ('The Wire') adaptan la novela de Philip Roth de 2004 en esta miniserie de seis episodios. Roth basó su libro en las ideas aislacionistas expuestas por Lindbergh en la vida real como portavoz del comité ‘Estados Unidos Primero’ (America First Committee) y sus propias experiencias creciendo en Newark (Nueva Jersey). Llevar a televisión ‘La conjura contra América’ viene de lejos, pero con la reelección de Obama se siguió posponiendo. Como recuerda el propio David Simon, la victoria de Donald Trump le llevó a recuperar la idea. "Lo que ha sucedido políticamente en los últimos años, no solo en Estados Unidos sino en todo Occidente, en cuanto a la demagogia en el surgimiento de los furiosos nacionalistas y populistas, lo que Roth escribió, de repente, parecía concebible". Desde el 17 marzo en HBO.

'The Man in the High Castle'

'Man in the high castle' | Amazon

La adaptación que hizo Frank Spotnitz de la novela de Philip K. Dick ‘El hombre en el castillo' se adelantó a otras ficciones de este tipo cuando se estrenó en Amazon en 2015. El precedente de 'La conjura contra América' ya mostraba una escalofriante visión de una Estados Unidos dominada por los alemanes nazis que habían ganado la guerra junto a los japoneses. La trama arrancaba cuando una joven descubría la existencia de unas misteriosas películas que mostraban imágenes de la historia tal y como la conocemos (con la victoria de la democracia) y que podrían servir para derrocar este Estado totalitario.

'Hunters'

Al Pacino en 'Hunters' | AMAZON

Tras el final de 'The Man in the High Castle', que acabó en 2019 tras cuatro temporadas, la plataforma Amazon ha repetido la jugada este año con 'Hunters', ambientada a finales de los años 70 en Nueva York. Su creador, David Weil, se ha inspirado en las historias que le contaba su propia abuela, superviviente en Auschwitz. Con cierta polémica por sus duras imágenes "inventadas" de los campos de concentración, la serie especula con la posibilidad del surgimiento del Cuarto Reich por un grupo de nazis que viven infiltrados en Estados Unidos. Al Pacino interpreta al líder de un grupo antifascista clandestino dispuesto a vengarse y a acabar con ellos como sea, muy al estilo tarantiniano de 'Malditos bastardos'.

'El cuento de la criada'

Tal vez sea esta la adaptación de una realidad alternativa distópica que más ha calado entre los espectadores. La novela que Margaret Atwood escribió en 1985, sobre una futura Estados Unidos convertida en la totalitaria República de Gilead, en un mundo estéril en el que las mujeres fértiles, las criadas, son violadas para quedar embarazadas y dar sus hijos a las élites, llegó a televisión en un momento clave. En 2017, pocos meses después de que se estrenara en la plataforma Hulu la serie protagonizada por Elisabeth Moss ('Mad Men'), se iniciaba el movimiento #metoo, que denunciaba la agresión y el acoso sexual tras las acusaciones al productor Harvey Weinstein. 'El cuento de la criada' arrasó en la edición de los Emmy de ese año y continuó más allá del libro hasta una cuarta temporada que se estrenará presumiblemente en verano de 2020. Se puede ver en HBO.

'La valla'

Según esta distopía creada por Daniel Écija, dentro de 25 años Madrid se dividirá en dos, después de la III Guerra Mundial, separando dos sectores de población los ricos y los más desfavorecidos por esa valla del título. El radical cambio al que se enfrenta la sociedad se describe a través de una familia humilde, encabezada por Ángela Molina, que intentará cambiar las cosas tras el secuestro de su nieta por parte de ese gobierno totalitario. Para llevar a cabo el rescate, su hija (Olivia Molina) y el cuñado de esta (Unax Ugalde) se jugarán el tipo cruzando de incógnito al otro lado. La serie de Atresplayer Premium, que se verá próximamente en Antena 3, da miedo porque hay cosas que cuenta que han dejado de ser una ficción.

'Westworld'

La primera temporada de 'Westworld’ nos introdujo en el Lejano Oeste a través de un parque en el que los visitantes podían interactuar con robots de apariencia humana. En la tercera entrega, que se acaba de estrenar en HBO, el paisaje dentro del recinto cambia y los androides, Maeve (Thandie Newton) y compañía, se las tendrán que ver en un nuevo bucle esta vez con un grupo de nazis en la Italia ocupada por los alemanes durante la II Guerra Mundial. Si ya de por sí 'Westworld' muestra un mundo distópico habrá que ver en qué depara este nuevo enfrentamiento entre partidarios del Tercer Reich, que aterrorizan a un pequeño pueblo engalanado con esvásticas, y un personaje como Maeve, cuya ira contra la represión fascista puede ser memorable.

'Rick y Morty'

Rick y Morty | Netflix

La serie de animación de Dan Harmon regresó con fuerza tras dos años de sequía. En el primer episodio de la cuarta temporada de 'Rick y Morty' ('Al filo del mañorty: Rick. Muere. Rickpite') se hace un guiño a la película con Tom Cruise 'Al filo del mañana’, en la que un soldado moría y resucitaba una y otra vez con la oportunidad de mejorar su ataque en una guerra contra alienígenas. En la serie es Rick, el científico animado más loco, el que descubre que haga lo que haga, en sus múltiples resurrecciones siempre acaba viajando a una Estados Unidos fascista en la que su nieto Morty es una especie de mini-Hitler. Una nueva denuncia de la ficción televisiva al ascenso de la extrema derecha. Se puede ver en HBO.