El nuevo canal griego de televisión pública, EDT, comenzó a transmitir noticias después de más de dos meses de que el gobierno cerrara el canal estatal anterior, ERT.

La coalición de gobierno había cerrado el canal argumentando que su costo era demasiado alto, sobretodo en momentos de crisis económica. 2.700 empleados de ERT fueron despedidos en junio, pero continuaron haciendo programas para internet y para transmisiones por satélites.

Un partido de izquierda de la coalición -liderada por los conservadores- se retiró del gobierno en protesta por el cierre. Según informaron las autoridades, el nuevo canal contrató a más de 500 personas con contratos de dos meses.

El primer programa de noticias -de una duración de dos horas- fue transmitido a las 08:00 hora local y fue presentado por dos periodistas que solían trabajar para ERT.