Los últimos capítulos de Glee han puesto en pie de guerra a los políticos. Esta vez, los conservadores han criticado la comedia musical porque consideran que su escuela es demasiado homosexual y no refleja la realidad estadounidense. "Es un instituto al que la mayoría de los padres jamás mandarían a sus hijos", han dicho.

"La serie refleja claramente la visión personal de Ryan Murphy -creador de Glee- de cómo debe uno hacerse adulto, no la de la mayoría de los americanos. Esto es su última iniciativa depravada para promover su agenda homosexual", ha afirmado el crítico conservador Dan Gainor al hilo de un capítulo en el que uno de los personajes decide confesar su homosexualidad.

"Es el instituto más gay de la historia de la humanidad", ha subrayado Gainor, según recoge la cadena 'ABCNews', a la vista de lo acontecido en los últimos capítulos de Glee y las novedades filtradas de una serie en la que, según parece, está ganando cada vez más peso la trama homosexual.

Pero no ha sido solo Gainor, vicepresidente de negocios y cultura del Media Research Center, el que ha tenido palabras críticas para con la comedia musical emitida en Fox. También la política conservadora Victoria Jackson se ha mostrado descontenta con el argumento de la serie. "¿Habéis visto Glee esta semana? ¡Es enfermizo!", publicó Jackson en su recién estrenada columna en WorldNetDaile.com tras visionar el capítulo en el que los jóvenes Kurt y Blaine se besan en pantalla.

Las críticas de los conservadores a la serie de Fox han coincidido con la emisión del capítulo de Glee 'Born This Way', dedicado a la Lady Gaga quien, a su vez, está siendo duramente atacada por algunos grupos católicos descontentos tras el lanzamiento del último sencillo del artista, 'Judas', para cuyo videoclip la cantante se ha disfrazado de la mismísima Maria Magdalena.