Noticias de la mañana (28-10-20) Científicos de Oxford alertan de la necesidad de un método común para evaluar la eficacia de las vacunas contra el coronavirus

Publicidad

SIDA

Día Mundial contra el Sida 2020: Causas, síntomas y tratamiento para el VIH

El 1 de diciembre se conmemora el Día Mundial de Lucha contra el Sida, una ocasión para volver la vista hacia una de las enfermedades más terribles que ha sufrido la Humanidad y que todavía ocasiona multitud de víctimas. Recordemos cómo se contrae el sida, qué es el VIH y cómo se puede tratar.

El Día Mundial de Lucha contra el Sida se conmemora el 1 de diciembre por decisión de Naciones Unidas a propuesta de la Organización Mundial de la Salud. Se dedica a difundir los avances contra la pandemia de VIH. El lema para el año 2020 es "Solidaridad mundial, responsabilidad compartida".

Desde 1988, primer año en conmemorarlo, más de 25 millones de personas han muerto en el mundo a causa de enfermedades relacionadas con el SIDA, lo que la hace una de las epidemias más destructivas de las conocidas en la historia. Se ha mejorado el tratamiento antirretroviral, la prevención y el cuidado médico, pero la epidemia de sida costó más de 3 millones de vidas sólo en 2005, de las cuales medio millón eran niños.

Lo que denominamos habitualmente como SIDA, acróstico del síndrome de inmunodeficiencia adquirida, es la enfermedad que se padece en la etapa final de una infección por VIH, cuando el sistema inmunitario del cuerpo está muy dañado por el virus. Lo daña al destruir un tipo de glóbulo blanco que ayuda al organismo a combatir las infecciones. Esto lo pone en riesgo de sufrir infecciones graves y ciertos tipos de cáncer. No todas las personas con VIH desarrollan el sida.

¿Cómo se contrae el sida? Las causas de la enfermedad

El VIH se propaga de diferentes formas. La más señalada es por relaciones sexuales sin protección con una persona portadora del VIH. También compartiendo agujas para el consumo de drogas, otra de las causas de trasmisión muy extendida y con efectos devastadores, por suceder en muchos casos con personas que sufren situaciones de marginación. Otra de las causas puede estar en el contacto con la sangre de una persona con VIH. Y además, de madre a bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Estas son las causas de un posible contagio, pero hay grupos que tienen un mayor riesgo por sus prácticas: personas con otra enfermedad de transmisión sexual, las que comparten agujas o los que practican relaciones sexuales de riesgo, sin protección.

Posibles signos y síntomas del VIH

Como tantas otras enfermedades, incluso ahora con el coronavirus, los primeros síntomas de infección por VIH pueden ser similares a los de la gripe: fiebre, escalofríos, sarpullido, sudores nocturnos, dolores musculares, dolor de garganta o fatiga. También los ganglios linfáticos inflamados o úlceras en la boca. Estos síntomas pueden aparecer y desaparecer en un plazo de dos a cuatro semanas.

Si la infección no se trata, se convierte en una infección crónica por el VIH. A menudo, no hay síntomas durante esta etapa. Si no se trata el virus puede seguir actuando y debilitar el sistema inmunitario, permitiendo avanzar la infección de sida. Ésta es la última etapa y la debilidad permite que se puedan contraer infecciones cada vez más graves, conocidas como infecciones oportunistas.

Dado que no se percibe siempre que se ha producido la infección, la única forma de saber con certeza si tiene el VIH es haciéndose la prueba. Un análisis de sangre puede indicar si tiene una infección.

Cómo es el tratamiento contra el sida

No existe vacuna, a pesar de ser una de las más buscadas, ni cura para la infección por VIH. Se puede tratar con medicamentos, lo que se conoce como terapia antirretroviral. De esta forma se puede convertir en una enfermedad crónica manejable. También reduce el riesgo de transmitir el virus a otras personas.

La mayoría de las personas con VIH viven una vida larga y perfectamente normal si reciben tratamiento y continúan con la terapia antirretroviral. Además es importante cuidarse y llevar un estilo de vida saludable, con revisiones médicas periódicas.

Publicidad