La precariedad laboral comienza a ser una lacra en la sociedad española. De los más de 2 millones de contratos que se firmaron el pasado mes de julio, más de medio millón fueron de una semana de duración- Y lo peor, algunos incluso fueron de algunos días.

La cifra de trabajadores temporales es la más alta desde 2006. Además, del número de contratos nuevos que se firmaron, ni el 10% eran indefinidos.