Se Estrena » Noticias

Y SU IMPACTO SOBRE ÉL MISMO

El hijo de Robin Williams da nuevos detalles de la muerte del actor: Depresión, frustración y un diagnóstico erróneo

Zak Williams, hijo del fallecido actor Robin Williams, ha hablado sobre la depresión que el actor arrastró hasta su muerte, pero también sobre otros factores que dificultaron su vida y que han pesado en la suya propia.

Publicidad

Dentro de poco será el séptimo aniversario del fallecimiento del increíble actor Robin Williams. El 11 de agosto de 2014, Robin Williams decidió quitarse la vida después de mucho tiempo arrastrando una fuerte depresión. Ahora, su hijo Zak ha hablado sobre el trastorno emocional de su padre, pero también sobre su diagnóstico erróneo.

Y es que, aunque Robin Williams fue diagnosticado con Parkinson, la autopsia reveló que la enfermedad que padecía era Demencia con cuerpos de Lewy.

"Fue una frustración", dice su hijo sobre dicho diagnóstico a Max Lugavere, el presentador del poscast 'The Genius Life'. "Lo que estaba pasando no coincidía uno a uno con la experiencia de muchos pacientes de Parkinson", añade. Williams cree que el diagnóstico erróneo de su padre exacerbó su salud mental, igual que no conocer el alcance de su enfermedad.

Zak observó sus dificultades para concentrarse y los "desafíos para realizar su oficio", factores que contribuyeron a la ansiedad y la depresión de Robin Williams: "Lo recuerdo rápido como un rayo: esa fue su firma en el escenario", dice Zak, refiriéndose a lo que su padre perdió a causa de la demencia.

"Fue un período para él de intensa búsqueda y frustración", explica Zak Williams. "Es simplemente devastador". Esa devastación pasó factura después de la muerte de su padre, en forma de trastorno de estrés postraumático, alcoholismo y depresión. "Me estaba automedicando a través del trauma usando alcohol", reconoce .

Llegó hasta los ataques con psicosis y, finalmente, quiso buscar ayuda: "Estaba harto de tratarme a mí mismo usando medios dañinos". "¿Qué es lo que necesito no solo para cuidarme, sino para aparecer por los demás?", le planteó a Lugavere, quien señaló que la tasa de suicidio masculina es mayor que la femenina, según los estudios.

"Creo que muchos hombres se sienten aislados; muchos no tienen las salidas necesarias", dijo Zak Williams, esposo y padre de dos hijos, quien encontró fuerza en un programa de 12 pasos y otras formas de terapia de grupo. Él empatiza profundamente con todos aquellos que no pueden acceder a medios con los que mejorar su estabilidad mental, por razones económicas o locales.

Por eso, su batalla con el alcoholismo le impulsó al activismo y fundó PYM, una compañía de bienestar mental que se especializa en "neuro-nutrición". Aprendió más sobre cómo la deficiencia de nutrientes afecta el cerebro y la salud psicológica, como el neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico, o GABA, suplementos de los cuales hicieron toda la diferencia en su recuperación: "Fue como la noche y el día", asegura Zak Williams.

Seguro que te interesa...

La extraña enfermedad que padeció Robin Williams al fin puede ser detectada en cerebros vivos

Publicidad