El descontento de muchas personalidades de Hollywood ante la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales se ha dejado notar en las redes sociales y en los medios. Aaron Sorkin, creador de la serie 'El ala oeste de la Casa Blanca', ha sido durante la campaña un firme defensor de Hillary Clinton, y tras la victoria de Trump ha expresado su rechazo al nuevo presidente de Estados Unidos en una carta dirigida a su mujer y a su hija.

Sorkin ha publicado una emotiva carta en Vanity Fair mostrando su decepción por el resultado de las elecciones. “No voy a andarme con rodeos, esto es verdaderamente horrible”, escribe el guionista. “No es la primera vez que mi candidato no gana (de hecho es la sexta vez). Pero es la primera vez que lo hace un cerdo completamente incompetente con ideas peligrosas, con serios desórdenes psiquiátricos, sin ningún conocimiento del mundo y sin curiosidad para aprender”, continúa Sorkin.

“No solo ha ganado Donald Trump, también lo han hecho sus seguidores. El Ku Klux Klan ganó anoche. Los nacionalistas blancos. Machistas, racistas y bufones”, añade el guionista. “Se ha dado esperanza al odio”, se lamenta Sorkin, quien sin embargo recuerda que no están solos. “Cien millones de personas en Estados Unidos y mil millones más en todo el mundo se sienten exactamente como nosotros”, apunta.

No obstante, Sorkin no se resigna y anima en su carta a luchar aunque no tengan mayoría en la Casa Blanca o en el Senado. “Nos involucraremos. Haremos todo lo que podamos para luchar contra las injusticias. Lucharemos para mantener el derecho de las mujeres a elegir. Lucharemos por la Primer Enmienda y lucharemos por la igualdad de oportunidades”, asegura.

A pesar del negro panorama que describe el guionista, también tiene esperanzas para el futuro. “Estados Unidos no dejó de ser Estados Unidos anoche, y nosotros no dejamos de ser estadounidenses”, dice el creador de El ala oeste de la Casa Blanca. “Y aquí está la clave de los americanos: nuestros días más oscuros siempre, siempre, han estado seguidos de nuestras mejores horas”, defiende Sorkin.​