NovaMás » Gente

TRAS SU SEPARACIÓN

Iñaki Urdangarin se sincera por primera vez sobre su futuro tras obtener la libertad condicional: ''Quiero reinventarme''

El todavía marido de la infanta Cristina ha roto su silencio y ha hablado sobre sus hijos, sobre sus planes de futuro y sobre su paso por la cárcel.

Iñaki Urdangarin

Gtres Iñaki Urdangarin

Publicidad

Situado en el punto de mira en las últimas semanas desde que puso punto y final a su matrimonio con la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin ha decidido disfrutar al máximo de la libertad condicional que ha conseguido por fin poco más de un año después de que le concedieran un régimen de semilibertad que le permitió trasladarse del centro de inserción social Melchor Rodríguez, en Alcalá de Henares, a la sección abierta de la prisión de Zaballa.

Tres años y nueve meses ha sido el tiempo que ha pasado desde que ingresara el 18 de junio de 2018 en la prisión de Brieva, en Ávila, por el Caso Noos, algo que hace ya no tenga que justificar sus movimientos a Instituciones Penitenciarias y podrá comenzar esta nueva etapa de su vida.

En esta ocasión el exduque de Palma acudió al programa presentado por Juanma Castaño donde ha hablado sin pelos en la lengua sobre cómo han sido para él estos años tan complicados: "Yo quiero mirar hacia delante y en este sentido volver al deporte y a la gestión sería uno de mis objetivos. Siempre me he encontrado muy bien en el mundo de deporte. El balonmano ha sido mi segunda familia. Si no es en el deporte como también he estado vinculado a la empresa, gestión de la empresa".

Como demostró durante el fin de semana cuando lo pudimos ver apoyando a su hijo Pablo en su andadura en el balonmano, Iñaki insiste en que está muy orgulloso de su hijo al que ve disfrutar del deporte que tan feliz le ha hecho a él: "Me siento muy orgulloso de lo que está haciendo, su etapa de formación no ha sido fácil, hemos vivido en países que no había mucho balonmano que era lo que le gustaba. Ha sido duro porque ha tenido que ir a campamentos para refrescar la técnica. Su competición este año ha sido muy buena para lo poco que ha competido antes. Me encuentro muy orgulloso de lo que está consiguiendo independientemente de donde vaya a llegar", ha explicado el exduque de Palma durante su entrevista.

Consciente de la gran presión mediática a la que han estado sometidos sus hijos y su familia en estas últimas semanas, Urdangarin reconoce que su hijo Pablo ha demostrado tener una gran templanza y educación para hablar con los medios de comunicación: "Los padres a lo mejor presumiríamos de los cuatro que tenemos, pero Pablo tiene un carácter tranquilo. Es una persona educada y ha recibido una educación razonable. Su carácter le ayuda a afrontar situaciones de estrés de forma cómoda". A pesar de todo, como padre, reconoce que preferiría alejar a sus hijos del revuelo mediático: "Ningún padre ni ninguna madre de este país quiere que sus hijos pasen por malos momentos, esta presión no es necesaria".

Incómodo con las preguntas más personales y sobre todo con lo relacionado con su paso por prisión, el exjugador de balonmano ha dejado claro que prefiere mirar al futuro sin pararse demasiado a pensar en todo lo que ha pasado en los últimos años: "La verdad es que prefiero que sea una etapa que se haya quedado atrás. No me gustaría destapar asuntos de mi pasado. Es una etapa de mi vida que he cerrado con un comportamiento muy bueno. He tenido la libertad condicional en un tiempo extraordinario por buen comportamiento. Lo quiero dejar en el pasado".

Aparentemente recuperado de su paso por prisión, Urdangarin insiste en que es un hombre nuevo en un 'kilómetro 0' de su vida en el que está dispuesto a comenzar de nuevo: "Mi vida en ese sentido es normal. Miro para adelante. No tengo problemas psicológicos en este sentido. La ilusión que tengo es la de volver a reinventarme, volver a arrancar. Soy una persona medianamente joven y ahora hay que coger el rumbo de nuestra nave. Solo se puede mirar hacia delante, viviendo el día a día y voy a intentar hacerlo mejor cada día".

Muy pendiente de la información que se publica sobre el complicado momento social y político que vive Europa, Iñaki reconoce que también lee lo que se publica sobre él: "Antes de los siete años que intenté defenderme sí tuve un linchamiento mediático importante. Recuperar el equilibrio de lo que se dijo es muy difícil. Los que escribieron en ese momento son personas que tenían sus objetivos y no son los míos. Cada uno que siga su camino y que no le afecte lo que no es cierto".

Seguro que te interesa...

Carmen Lomana carga contra Iñaki Urdangarin: ''No tiene mucha cabeza''

Publicidad