Novalife » Útil para ti

CONSEJOS

Pajitas reutilizables: Cómo desinfectarlas antes de volver a darles uso

Las pajitas reutilizables son uno de los remedios más eficaces para acabar con uno de los mayores problemas de la contaminación pero, sin embargo, es necesario saber cómo lavarlas para volver a usarlas con seguridad.

Publicidad

Cuando se trata de cuidar el medio ambiente, descubrimos múltiples trucos para ahorrar y reducir el uso de plásticos en nuestro día a día. Las pajitas reutilizables son uno de los remedios más eficaces para acabar con uno de los mayores problemas de la contaminación pero, sin embargo, es necesario saber cómo lavarlas para volver a usarlas con seguridad.

Utilizar pajitas reutilizables es una de las muchas formas que tenemos para reducir los efectos que el plástico está teniendo sobre el medio ambiente. Esta opción puede encontrarse fácilmente en una gran cantidad de materiales pero, ¿cómo desinfectarlas antes de volver a usarlas? En el vídeo te contamos algunos de los métodos más eficaces.

Trucos para desinfectar correctamente las pajitas reutilizables

- Desinfección en el lavavajillas. Uno de los métodos más eficaces para desinfectar pajitas reutilizables es colocándolas en el compartimiento de los cubiertos del lavavajillas. Este electrodoméstico emplea agua caliente para lavar los platos, y no hay nada como las altas temperaturas para acabar con cualquier posible germen.

- Desinfección con jabón para platos, agua caliente y cepillo. En caso de no contar con un lavavajillas, otro proceso eficaz es mezclar en un recipiente agua muy caliente con un poco de jabón para platos. Bastará con introducir las pajitas en la solución y frotar hacia adelante y hacia atrás el interior con un cepillo fino para asegurarnos de eliminar todo rastro de partículas. La parte exterior puede desinfectarse con una esponja diferente a la que lavamos los platos.

- Desinfección con bicarbonato de sodio. También podemos desinfectar la pajita con bicarbonato de sodio. Para ello colocaremos la pajita debajo del grifo, tapando el extremo inferior con ayuda de un dedo. Cuando se llene soltamos, dejamos correr el agua y repetimos el proceso un par de veces. Después humedecemos el cepillo y añadimos bicarbonato de sodio. A continuación frotamos el interior de la pajita vigorosamente y enjuagamos con abundante agua. Este truco no sólo desinfectará la pajita para poder utilizarla en otra ocasión, sino que también eliminará cualquier posible olor del refresco o batido.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

3 ingeniosas ideas para reutilizar las cápsulas de café

Publicidad