LA MUJER DEL PROGRAMADOR

LA MUJER DEL PROGRAMADOR

Cristina Pedroche desvela lo que espera y paga por comer en el DiverXO

A sus 29 años, Cristina Pedroche se ha convertido en uno de los rostros más codiciados y exitosos de nuestra televisión. La joven vallecana, valiente y desenfadada cada vez que se enfrenta a una entrevista, ha explicado en la revista ICON que ella no sufre el machismo imperante de la sociedad. "Por ejemplo, presentando las campanadas: he cobrado lo mismo que Chicote. Pero, ¿que hay machismo y que hay una brecha salarial? No lo digo yo, es que solo hay que leer las noticias. Son cosas que hay que cambiar". Olé tú.

Cristina Pedroche
Cristina Pedroche | Gtres

Está de enhorabuena "la Pedroche" tras cumplir 1.000 programas en 'Zapeando', que ha marcado este particular hito con sus risas habituales en la sobremesa. Rota por la emoción, Frank Blanco estuvo al quite: "Cristina, ¿ya estás llorando? ¡Si todavía no ha pasado nada de lo que tiene que pasar!". Pero la presentadora de 'Dentro de...' no soportó ver el raudal de imágenes que han inundado las sobremesas de La Sexta: "Lo habéis hecho muy bien y es muy guay celebrar 1.000 programas juntos, me encanta".

También les encantan a los españoles la manera de dar las Campanadas de Cristina, que este año repetirá experiencia junto a Alberto Chicote. Aun así su cocinero favorito sigue siendo Dabiz Muñoz, con el que comparte felicidad a espuertas a través de las redes sociales. No está contenta nuestra "Cris" cuando algún indocumentado dice que vive de su marido y que come "por la patilla" en el DiverXO: "Para cenar en DiverXO tengo que esperar siete meses. Manda cojones que yo tenga que esperar, pero es así. No hay hueco, cada persona paga 60 euros por su silla y son las sillas que hay. Yo voy reservando de siete meses en siete meses, así que para diciembre vuelvo a sacar otra para el año que viene".

Cristina, que en ICON reconoce que la ha encontrado la felicidad a la cocina, afirma que solo visita el restaurante de Dabiz como comensal una vez al año, como las Campanadas: "Suelo cenar una vez al año en DiverXO con mi familia. No solo es muy difícil, es que es un pastón. Mis padres son humildes, aunque yo les invito. Cuando leí ese comentario de que mi padre estaba en paro y lo pagaba todo David… ¿Estamos locos o qué? ¡Que gano mucho más que David! ¡Que no me casé por dinero, me casé por amor!".

Amor y humildad son dos de los productos de éxito que utiliza Cristina para afrontar su vida, y tras ocho años en televisión cerrará el año 2017 en la Puerta del Sol. Eso sí, todavía tendremos que esperar un mes para ver el esperado vestido que marcará la despedida del año televisiva: "Intento jugar al despiste para crear expectación. Era un día que estaba olvidado. El día lógicamente es muy importante, pero como programa siempre era lo mismo. El primer año que las di, no lo hice para crear polémica. Lo hice porque mi sello es ser diferente o ser más natural, más yo". Un sello con el que ha conseguido que todos los españoles se peguen en fin de año a la pequeña pantalla.

Seguro que te interesa

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.