Christian Bale se ha llevado a casa el Globo de Oro a Mejor Actor de Comedia por interpretar al vicepresidente de Estados Unidos Dick Cheney en 'El vicio del poder', la película dirigida por Adam McKay.

Su discurso no ha pasado desapercibido entre el público de la gala, ya que ha agradecido el premio a Satán.

"Oh, míranos, qué puñado de petardos afortunados somos, de ganarnos la vida haciendo algo que amamos. Gracias por permitirme ser parte de esto durante tantos años.

Gracias a mi preciosa mujer, que dice que menos es más. Puedo arruinar una película perfectamente buena y una carrera medio-medio en un discurso, así que gracias por ese consejo, mi amor. Gracias a nuestros preciosos hijos, me han dado un amor y un alma que nunca pensé posible.

Gracias a ese vejestorio de ahí, Adam", añadía Bale dirigéndose al director de la película, Adam McKay. "Él dijo, 'tengo que encontrar a alguien que no tenga absolutamente ningún carisma y pueda ser vilipendiado por todos', así que pensó 'pregúntale a Bale'. ¿Qué te parece, Mitch McConnell el siguiente? Eso estaría bien".

"Gracias a Satán por darme la inspiración", bromeaba Bale para terminar con una pulla al político y agradecer al equipo de 'El vicio del poder', enfatizando en los expertos en prostética. "Comparto este premio con vosotros, caballeros".