SITGES 2018

SITGES 2018

Crónica de Sitges 2018: Domingo de samuráis y hype desde L.A.

Cuarto día de festival, domingo y la agenda con cuatro nuevas citas: Drama indie con 'Galveston', 'Killing', una de samuráis, horror francés con firma, 'Ghostland' y una de las proyecciones más esperadas de esta edición del festival: 'Under the silver lake', la nueva película de David Robert Mitchell, responsable de la tremenda 'It follows'.

Rachel Her | Madrid | 08/10/2018

'Under the silver lake'
'Under the silver lake' | A24

'Under the silver lake' es un juego de referencias cinéfilas y culturales que se convierte en un juego de pistas para el espectador, igual que las que reúne Andrew Garfield, el protagonista, en su delirio por Los Ángeles siguiendo el rastro de una su vecina misteriosamente desparecida. Un delirio que al final resulta demasiado pesado, Mitchell no mantiene la tensión inicial y el equilibrio con el absurdo y el desconcierto que provoca. A trozos piensas que es brillante, Garfield vive situaciones a lo gran Lebowsy, pero cuando pasan los 120 minutos y sigue ya solo deseas que acabe. El peligro de llegar con un hype como el que precedía 'Under the Silver lake' es este, ya esperas algo de ella y raramente te lo va a dar.

Empezar el día con un drama

Si las películas tuvieran un indicador del estado emocional en que te pueden sumir; ‘Galveston’ debería llevar el emoticono de lagrimita. Se trata de la primera película rodada en inglés de la directora y actriz francesa Melélanie Laurent.

Con un guión basado en la primera novela de Nick Pizziolatto, el guionista de ‘True Detective’., este drama indie con el que hemos presenciado algunas lágrimas entre el público. No es para menos, puesto que la historia de Roy (Ben Foster) y Raquel (Elle Fanning) es para echarse a llorar. Él un matón al que acaban de diagnosticar una enfermedad terminal y al que su jefe tiende una trampa. Ella, una chica desarraigada que busca por el mal camino hacerse una vida mejor. Sus caminos se cruzan y emprenden una huida juntos con pocas probabilidades de éxito.

Un puñetazo en el estomago para comenzar el día, porque es de esas que juegan con los sentimientos a lo bestia. Puede que no sea una película de las que te cambia la vida, pero si “agradable” para ver y disfrutar con sus buenas interpretaciones.

Haciendo un alto en el camino, tenemos que contar que hoy ha estado en el festival el Rubius. El youtuber más exitoso del país ha presentando su serie de animación 'Virtual Hero'. Admito que no le he visto ni he percibido tanta expectación como con Nicolas Cage, pero ojo, que ‘Virtual Hero’ tiene carpa propia y estatuas de sus personajes en la puerta de entrada del hotel Meliá.

Y de la realidad virtual de Rubius al Japón feudal

Porque no puede faltar nunca en la agenda de Sitges ¡una de samuráis!

Killing’ comienza con unos planos de talles de la forja de una espada samurai. El metal que puede cortar una vida y que es la herramienta de estos protectores de la ley. El director Shin'ya Tsukamoto, conocido por el icono del cyberpunk ‘Tetsuo’, filma esta historia ambientada a finales del s.XIX en Japón.

Una película sin artificios, con gran protagonismo de la naturaleza que plantea una curiosa cuestión, ¿qué pasaría si un samurai no fuera capaz de matar? Es el conflicto del joven Mokunishin, un joven samurai en la época del Japón feudal que nunca ha luchado y menos aún nunca ha matado a nadie. La llegada de un ronin veterano. Interpretado por el propio Shin'ya Tsukamoto, reclutando un equipo para luchar contra el Shogun en Kioto desencadena acontecimientos que enfrentarán a Mokunishin a sus miedos. Aunque queda un tanto lejana, por bache cultural y época, si es un interesante punto de vista sobre la violencia y la facilidad de algunas personas para hacer daño. Buenas coreografías, tripas y miembros cercenados, completan el puzzle de ‘Kiling’.

Por último reseñar la presencia de Pascal Laugier para presentar ‘Ghostland’. Su paso por Sitges en 2009 con ‘Martyrs’ hacía presagiar una cinta perversa. finalmente ha resultado que ‘Ghostland’ es una mezcla entre La matanza de Texas y Licia en el país de las maravillas. Comienza como una home invasion para derivar en otra cosa, el giro de guión hace que la última parte flaquee bastante, aunque los sustos y el horror conseguido con esa casa llena de muñecas y antigüedades ha resultado efectiva en conjunto. Ni la muñeca Annabelle se atrevería a salir de su caja en ‘Ghostland’.

Seguro que te interesa

Seguro que te interesa

Mark Ruffalo la vuelve a liar y desvela el título de 'Vengadores 4'

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.