Novalife » Útil para ti

CALOR

¿Tengo que cortarle el pelo a mi mascota en verano?

Cada raza tiene un manto de vello diferente y sus cuidados van acordes a esas diferencias.

¿Tengo que cortarle el pelo a mi mascota en verano?

iStock ¿Tengo que cortarle el pelo a mi mascota en verano?

Publicidad

En cuanto comienzan a subir las temperaturas nos entran a todos las prisas por pasar por la peluquería y cortarnos el pelo para sentirnos mas fresquitos de cara al verano.

Según avanza el mes de julio, vemos que nuestra mascota está menos activa y parece estar pasando mucho calor y sin querer, sentimos la necesidad de pedir cita corriendo para que le corten el pelo al cero y aliviar en parte su malestar…Pero ¿es una buena idea?

Lo primero que debemos saber es que el pelaje de los animales no es como el nuestro y ayuda a protegerles de las inclemencias climatológicas. No sólo les aísla del frio sino también del calor y protege la piel de las radiaciones solares.

Como bien sabemos, cada raza tiene un manto de vello diferente y sus cuidados van acordes a esas diferencias.

Es inevitable ir paseando por el barrio, ver a un Husky Siberiano en pleno centro de la ciudad y pensar en que le sobran 2 kilos de lana. Pero las razas nórdicas, mastines, pastores alemanes o labradores entre otras, hacen una muda especial en el cambio de estación para adaptarse a las nuevas temperaturas y esa manta de pelo evita que el calor entre en contacto con la piel. Si por aventureros les rapásemos, estaríamos provocando el efecto contrario y pondríamos en serio riesgo su piel ya que quedaría desprotegida pudiendo sufrir serias quemaduras. Por otro lado, al no ser un pelo adecuado para ser rapado, tarda mucho en volver a crecer y cubrir por completo el cuerpo del animal, pudiendo quedar zonas calvas durante más de 9 meses.

Otras razas como los Bob Tail necesitan ese ¨flequillo¨ característico sobre sus ojos ya que la mayoría los tienen azules y les crea un efecto de pantalla protectora.

Otro punto importante es preparar el pelaje para esta temporada. Cada raza tiene unas necesidades y a lo largo del año tendrán que pasar por el servicio de peluquería más o menos frecuentemente para así asegurarnos que en veranos no tenemos que tomar decisiones drásticas.

Los perros de razas pequeñas como los Malteses, los Yorkshire o los Lhasa Apso, necesitan cepillados diarios y cortes de pelo regulares para evitar nudos. Con ello conseguimos eliminar el polvo que se va acumulando dada su baja estatura y así mantener una correcta higiene de cara a su estrecha convivencia con los humanos.

Corte de pelo
Corte de pelo | iStock

Otras razas como los Schnauzer o los Westies necesitan cortes de pelo regulares para oxigenar y sanear su manto y así evitar problemas dermatológicos y alergias.

Las razas de pelo duro requieren una técnica llamada stripping que consiste en eliminar únicamente el pelo muerto. Cuando es posible realizarla se consigue una mayor salud de todo el manto y una mayor protección del sol, calor, frío, arbustos y maleza del campo.

Si durante el año no cuidamos su pelaje, al llegar el verano tendrán autenticas rastas y la única solución será el afeitado, dañando al mismo tiempo pelo y cuero cabelludo y exponiendo a la piel a las inclemencias mas duras de los meses estivales.

Nuestros queridos gatitos parecen librarse de este cuidado dado que ellos mismos se mantienen su pelaje limpio y brillante en el aseo diario que pueden llegar a realizar durante 8 horas cada día.

Sin embargo, algunas razas como los exóticos o los persas sí que necesitan cepillados rutinarios y algún baño cada 3 o 4 meses para eliminar el exceso de grasa de su piel. En cuanto nos descuidamos se forman nudos tan pegados a la piel que pueden llegar a impedir el correcto movimiento del felino y obligarles a arrancárselos ellos mismos con las consiguientes heridas. Es muy importante estar atentos y mantener semanalmente estos pelajes y de cara al verano sí que agradecen un corte fresquito ya que eliminan exceso de pelo muerto y células de descamación acumuladas entre las lanas.

Las mascotas albinas, al igual que pasa en los humanos, tienen aún menor tolerancia a las radiaciones solares y su predisposición a sufrir enfermedades graves de piel como melanomas es mucho mayor, por lo que en esta temporada debemos estar muy pendientes de que no se echen una siesta junto a la ventana.

Y vamos a terminar ya con las excepciones que tanto nos gustan: gatos y perros sin pelo.

Los Sphynx en felinos y los Crestados Chinos entre los canes. Ambos tienen una piel muy sensible al sol y requieren una temperatura ambiente de unos 22 ºC durante todo el año.

Al no tener casi pelo, la piel produce más sebo y necesitan aseos diarios. Los gatitos son más sensibles aún que sus semejantes perrunos y a lo largo de su vida debemos estar muy atentos a sus ojos, orejas y uñas ya que acumulan gran cantidad de suciedad y pueden provocar infecciones. Los baños deben ser cada 15 días con jabones especiales para ellos y se les debe acostumbrar poco a poco desde cachorritos.

Aunque en nuestro caos diario a duras penas queda tiempo para nada, debemos buscar 5 minutos para mantener el pelaje de nuestra mascota. Con ello conseguiremos evitarles muchas enfermedades y favoreceremos enormemente la salud de su pelo y piel, manteniendo a raya la mayor parte de alergias y de más trastornos dérmicos que tantos quebraderos de cabeza pueden llegar a producir.

Publicidad