El rostro, la huella dactilar, las venas de la mano... Son rasgos únicos en cada ser humano y son también el método de identificación más fiable y seguro. La biometría, la ciencia que estudia estos patrones únicos, está cada vez más presente en nuestra vida diaria. Nos permitirá en un futuro no muy lejano, prescindir de las engorrosas contraseñas para acceder a determinados servicios.