TRASTORNO NEUROLÓGICO

Misofonía: el trastorno neurológico que te hace odiar sonidos de lo más comunes

¿Odias oír a personas masticando o tosiendo? Podrías padecer misofonía, un trastorno neurológico reconocido desde 2010.

Mujer se tapa los oídos

Mujer se tapa los oídos iStock

Publicidad

STORIES

La misofonía es un trastorno neurológico que provoca irritabilidad ante algunos sonidos comunes: gente masticando, tosiendo o jugueteando con un bolígrafo. Se trata de un problema del cual no se tiene mucho conocimiento, pues fue reconocido como enfermedad hace poco más de una década. Pero en los últimos años se han publicado varios textos científicos que arrojan luz sobre este problema.

¿Qué es la misofonía?

El término de este trastorno proviene de del griego: 'mísos', que significa aversión, y 'foné', sonido, por lo que la misofonía es ni más ni menos que el odio irracional a ciertos sonidos. Estos sonidos, como indican en el Blog Sobre la Misofonía en España, son "meramente humanos" y en los casos extremos pueden llegar a ser ciertos timbres de voz o ruidos de algún animal.

La misofonía se produce cuando el sistema nervioso central no es capaz de procesar correctamente algunos estímulos auditivos y entonces, la persona que la padece siente malestar, ira, enfado, odio, temor y hasta puede tener pensamientos agresivos, tal y como indican en el mismo blog.

Su origen se desconoce, pero, como explican en la revista Gaceta Audio, podría ser causada por experiencias negativas asociadas a sonidos específicos. Además, en el blog del Instituto Auditivo Salesa, indican que suele desarrollarse en la etapa final de la infancia.

Consecuencias de la misofonía

Las personas que sufren este trastorno suelen ocultarlo, ya que si se desconoce puede parecer una manía. Este ocultamiento puede llegar a hacer que la persona se distancie de sus seres queridos y no quiera participar en actividades sociales, puesto que son el resto de personas quienes les pueden provocar malestar con el ruido que hacen.

Hay que señalar, que la misofonía no tiene por qué implicar un problema de audición, aunque puede que existan casos que coincidan.

¿La misofonía se puede curar?

Debido a la poca investigación que se ha hecho al respecto, la misofonía es muy difícil de identificar por parte de los expertos y aún menos de ser diagnosticada; que un ruido te moleste no tiene por qué indicar que padeces un trastorno neurológico.

Este desconocimiento hace que no existan tratamientos para remediar el malestar que provocan ciertos sonidos a ciertas personas. Sin embargo, si se consulta a un especialista, se pueden probar terapias que ayuden a sobrellevar las situaciones más irritantes.

Otros remedios más caseros pasan por el uso de auriculares a la hora de comer o en cualquier situación donde se pueda oír el odiado sonido.

Trastorno agravado por la pandemia

La salud mental de la población se ha visto muy afectada por la pandemia de Coronavirus. Muchas personas han necesitado acudir a terapia tras pasar tanto tiempo encerradas en casa y temiendo el contagio del virus.

A otras, se les han desarrollado trastornos que nunca habían tenido, como la claustrofobia, la antropofobia o la misofonía. De hecho, una investigación publicada en la revista científica Frontiers in Psychiatry, afirmó que las consultas por este tipo de trastorno, que produce odio a algunos sonidos, aumentaron en un 140 % en 2020.

Novamas » Vida

Publicidad