NovaMás » Vida

MÁS VALE PREVENIR

Cómo parar un resfriado incluso antes de que comience

Desde lavarse las manos correctamente hasta dormir lo suficiente, aquí tienes 10 claves para evitar coger un resfriado este invierno.

Mujer resfriada

iStock Mujer resfriada

Publicidad

Cuando un resfriado se apodera de nuestro cuerpo, permanecemos a merced del virus durante el tiempo que a él le parezca oportuno. Y esto no suele gustarnos. El resfriado común es una infección viral de la garganta y la nariz, o como dicen los médicos, del tracto respiratorio superior. Hay muchos virus que pueden causarlo, aunque el más común es el rinovirus.

La secreción nasal, el dolor de garganta, la tos, la congestión, el malestar corporal leve, los dolores de cabeza, los estornudos y la fiebre baja son algunos de los síntomas habituales del resfriado, que pueden hacer que nos sintamos agotados. Y es que, aunque esta clase de infecciones suelen ser inofensivas, pueden pasar hasta dos semanas para empezar a sentirnos mejor.

¿Qué podemos hacer para mantenernos fuertes y saludables durante los meses más fríos del año y evitar que el resfriado común se apodere de nosotros? Hay muchas formas de prevenirlo y acortar su duración.

Aquí tienes 10 herramientas básicas para combatir los virus durante toda la temporada invernal.

1. Lávate bien las manos y mantenlas alejadas de los ojos, la nariz o la boca

Nos han insistido mucho durante la pandemia, porque este gesto es realmente importante a la hora de evitar entrar en contacto con un virus, ya sea a través de otra persona o de una superficie infectada.

Los gérmenes ven la puerta abierta a nuestro sistema si no ponemos cuidado en lavarnos las manos (con jabón y durante al menos 20 segundos, frotando bien entre los dedos y debajo de las uñas), ya que también se transmiten por contacto de piel a piel, como un apretón de manos, y de ahí pueden acceder directamente a la membrana mucosa de nariz y boca, enfermándonos.

2. Enchufa el humidificador

La falta de humedad seca los conductos nasales, inhibiendo la capacidad de nuestro cuerpo para atrapar los gérmenes y eliminar las microinfecciones que se asientan en los senos nasales y que suelen provocar el resfriado. Una solución para mantener húmedas las membranas mucosas es invertir en un buen humidificador y hacerlo funcionar siempre que el aire comience a secarse.

3. Aumenta el consumo de vitamina D

La carencia de vitamina D aumenta las posibilidades de sufrir una infección de las vías respiratorias superiores, causando más tos, picazón en la garganta o congestión nasal. La vitamina del sol activa nuestra respuesta inmune y previene infecciones respiratorias.

4. Desinfecta el móvil

Solo tienes que pensar en todos los sitios donde apoyas el teléfono a lo largo del día para hacerte una idea de la cantidad de gérmenes a los que se enfrenta el objeto que posiblemente más toques diariamente: la encimera de la cocina, el baño, la mesa del restaurante… Al final del día tu móvil es un festival de bacterias. Hay estudios que demuestran que puede acoger hasta 10 veces más que el asiento del inodoro.

Hazte con toallitas desinfectantes y acostúmbrate a limpiar el dispositivo asiduamente, para evitar que estos gérmenes acaben dentro de tu cuerpo. Puedes leer más consejos para desinfectar el móvil aquí.

5. Escucha tu cuerpo

Sentirse cansado puede allanar el terreno para un resfriado, ya que el estrés hace que el cuerpo bombee el exceso de cortisol, una hormona que puede debilitar la capacidad de nuestro sistema inmunológico para combatir infecciones. Escúchate y baja un poco el ritmo cuando lo consideres necesario. Ya sea haciendo yoga, meditando o dando un paseo por el campo. Prioriza un poco de tiempo al día para cenar con tu familia o realizar cualquier actividad que te ayude a despejarte después de una larga y dura jornada.

6. Duerme lo suficiente

Y un poquito más. Tener buenos hábitos de sueño, es decir, dormir entre 7 y 9 horas diarias, es clave para prevenir los resfriados. En el punto anterior explicábamos la importancia del descanso mental para el sistema inmune, que mejora si va acompañado de un descanso también físico.

7. Tira de probióticos

No todas las bacterias son malas. También las hay beneficiosas para el organismo y se encuentran en alimentos como el yogur, el chucrut y la kombucha, probióticos naturales que pueden ayudar a fortalecer nuestro sistema inmunológico mantenernos alejados de los virus y ayudarnos en la lucha contra los resfriados y las infecciones gastrointestinales.

8. Incorpora zinc a tu dieta

El zinc puede disminuir la propagación de los virus en el organismo, y consumirlo en forma de pastillas o aerosoles nasales reduce la duración y la gravedad de los síntomas inmediatamente después de que aparecen, según los expertos. Aunque la dosis adecuada no está clara, los estudios demuestran un beneficio en dosis diarias superiores a 75 miligramos. Los adultos necesitamos mucho menos para satisfacer nuestras necesidades diarias, así que puedes optar por alimentos ricos en zinc, en lugar de un suplemento. La carne, el tofu, las ostras y las lentejas son excelentes fuentes de este mineral.

9. Sigue usando la mascarilla

Aprovecha la costumbre que nos ha inculcado el protocolo Covid para seguir poniéndote mascarilla durante los meses de invierno, cuando los virus proliferan en el ambiente. Es una de las formas más efectivas de prevenir la propagación de todo tipo de infecciones respiratorias, entre ellas también el resfriado común. Usar mascarilla te protege a ti y a quienes te rodean de las gotitas potencialmente infectadas que desprendemos al respirar y al hablar.

10. Etiqueta tu vaso para beber

Si un miembro de la familia o un compañero de trabajo está resfriado, una buena opción para evitar contagios es usar vasos desechables o marcar el suyo con un rotulador. Conviene tener cuidado a la hora de compartir objetos personales que puedan contaminarse por una persona enferma, como teléfonos, toallas o utensilios de cocina.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

El remedio natural definitivo para aliviar resfriados.

Publicidad