Novalife » Salud

FERTILIDAD

Tal vez sea este el motivo por el que no consigues quedarte embarazada

A veces lo achacamos a la edad, al estrés, a la irregularidad de los ciclos y a otros mil motivos. Son muchas las razones que se esconden tras la imposibilidad de conseguir un embarazo y la buena noticia es que en muchas ocasiones existen tratamientos para revertir la situación.

Tal vez sea este el motivo por el que no consigues quedarte embarazada

iStock Tal vez sea este el motivo por el que no consigues quedarte embarazada

Publicidad

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) define esterilidad como la incapacidad de concebir tras uno o dos años de exposición al embarazo con un número adecuado de relaciones sexuales sin protección anticonceptiva (entre 2 y 3 por semana). Son muchas las mujeres, sin embargo, que sin llegar a esta situación tienen dificultades para quedarse embarazadas y, tras varios meses intentándolo de forma más o menos regular, empiezan a preocuparse y a buscar los motivos, que pueden ser muchos y muy variados y tener que ver también con la calidad del esperma.

"En mujeres mayores de 35 años y, especialmente, en las mayores de 38, no solo disminuyen las posibilidades de concebir de forma natural, sino también con algunos tratamientos de fertilidad", señala la ginecóloga Miriam Al Adib Mendiri, autora de los libros 'Hablemos de vaginas' y 'Hablemos de nosotras'. La experta recomienda realizar un estudio de esterilidad después de un año de relaciones sexuales no protegidas sin conseguir un embarazo, puesto que los motivos para ello pueden ser diversos y, en muchos casos, por fortuna, reversibles. Estos son algunos de los más comunes:

Exposición a químicos

Al Adib Mendiri señala que si bien la mayoría no han sido estudiados, "Existen más de 104.000 productos químicos y agentes físicos que se han relacionado con el lugar de trabajo y podrían estar implicados en la fertilidad humana, además de hay una variedad de químicos sintéticos que actúan como disruptores endocrinos en la fertilidad". La ginecóloga se refiere a sustancias que van "Desde metales pesados a plaguicidas, alternativas plastificantes o parabenos, entre otros".

Una reserva ovárica baja

La reserva ovárica desciende considerablemente a partir de los 35 años y notablemente después de los 38, de modo que puede ser interesante realizar un estudio al respecto para conocer cuál es la nuestra. "Las mujeres con ciclos irregulares, con antecedentes familiares de menopausia precoz o con historia previa de cirugía ovárica, radioterapia y quimioterapia deberían someterse a un estudio de la reserva ovárica, así como las mayores de 35 años que no consiguen quedarse embarazadas", explica la experta. En el caso de que exista un factor ovárico que impida la concepción se debe buscar en cada caso la solución adecuada. "En el caso de las mujeres que pasan muchos ciclos sin ovular, por ejemplo, se podría estimular la ovulación con fármacos inductores o con coitos dirigidos, es decir que se produzcan en los días fértiles", explica Al Adib Mendiri.

Pareja
Pareja | iStock

Pólipos, miomas y otras patologías uterinas

Es posible que aunque nuestra reserva ovárica sea la adecuada y la calidad del semen también lo sea, exista algún tipo de patología uterina que desconocemos que impida que se dé un embarazo. Solo en algunos casos el ginecólogo puede valorar la realización de una histeroscopia, "Un tratamiento que en ningún caso debe hacerse de forma rutinaria, ya que es una prueba invasiva que permite valorar las anormalidades uterinas porque permite acceso directo a la cavidad", explica la ginecóloga y divulgadora, quien insiste en que este examen solo debe realizarse si existe una sospecha de patología uterina, desde un pólipo endometrial a tabique uterino, etc. Muchas de estas patologías se pueden corregir a través de cirugía, ya sea por vía abdominal o histeroscópica, en función de dónde estén situadas.

Factor masculino

En ocasiones son ellos los que presentan un semen de poca calidad, cosa que puede saberse mediante la realización de un seminograma. "Si no hay espermatozoides no queda otra opción que recurrir a una inseminación artificial o fecundación in vitro con semen de donante. Pero si los espermatozoides son de baja calidad, siempre se puede recurrir a una inseminación con el semen masculino mediante una selección previa de los espermatozoides de mejor calidad", explica Al Adib Mendiri.

Trompas no permeables

La permeabilidad de las trompas se puede estudiar de diversas maneras, aunque la ginecóloga recomienda la histerosalpingografía por su buena relación coste-eficacia. Si este fuese el problema, "Se podría lograr un embarazo mediante una fecundación in vitro, ya que en este caso no se necesita que las trompas sean permeables, porque la fecundación se realiza fuera del cuerpo de la mujer", señala la doctora. Es un tratamiento efectivo y se podrían tener embriones congelados para próximos intentos si fuese necesario.

Por último, en casos de esterilidad por factores desconocidos, Al Adib Mendiri recomienda, sobre todo en el caso de parejas jóvenes, un cambio radical en el estilo de vida: "Reducir el estrés y la exposición a tóxicos ambientales, eliminar los hábitos no saludables como el tabaco y el alcohol y llevar una dieta equilibrada exenta de disruptores endocrinos" son algunas de las medidas a seguir. Una vez incorporados todos estos hábitos, se podría recurrir, señala la especialista, a un proceso de estimulación ovárica con fármacos y coito dirigido antes de valorar un tratamiento de reproducción asistida.

Publicidad