VASOS SANGUÍNEOS

Sabañones por el frío: qué son y cómo tratarlos

Si has estado expuesto a temperaturas muy bajas y luego has entrado en calor de forma rápida, podrías provocar la aparición de sabañones. Te contamos qué son y cómo debes tratarlos.

Publicidad

STORIES

Los sabañones, científicamente conocidos como piernosis, son lesiones cutáneas inflamatorias que aparecen en zonas como manos, pies, nariz y orejas, producidas por una larga exposición al frío o la humedad.

Tal y como explican en Quirón Salud, estas partes del cuerpo presentan lesiones de un color a medio camino entre el rojo y el violeta causadas por una "respuesta anormal de nuestro cuerpo a las bajas temperaturas, combinada con una pobre regulación del flujo sanguíneo de la piel".

Desde Mayo Clínic -equipo médico estadounidense-, explican que, después de un episodio de frío, cuando la piel se calienta, los vasos sanguíneos pequeños se expanden más rápido de lo que pueden soportar los vasos cercanos más grandes, “esto produce un efecto de cuello de botella y pérdida de sangre hacia los tejidos cercanos”.

Síntomas de los sabañones

Aparte del color morado que adquiere la piel, la zona afectada también pueden presentar otros síntomas como:

  • Dolor, picor, ardor e hinchazón de la zona afectada
  • Ampollas y/o úlceras (casos graves)

Si presentas alguno de estos síntomas, no dudes en acudir a la consulta de un especialista de la salud para que lo revise y pueda obtener un diagnóstico que permita saber el tratamiento adecuado.

Factores de riesgo

En la nota de Quirón Salud también explican que, según apunta el servicio de Dermatología del Hospital Universitari General de Catalunya, existen determinados grupos de personas más vulnerables a sufrir estas lesiones, como los niños, las mujeres y los ancianos.

Otros factores de riesgo que hay que tener en cuenta, aparte del sexo y la edad, son:

  • Bajo peso: estar por debajo del peso idóneo puede aumentar el riesgo de tener sabañones.
  • Mala circulación: una mala circulación hace que seamos más sensibles a los cambios de temperatura, por lo que también puede provocar la aparición de estas lesiones.
  • Sufrir enfermedades como artritis reumatoide, lupus, esclerodermia, dermatomiositis, vasculitis o crioglobulinemia.
  • Sufrir la enfermedad de Raynaud, un trastorno que hace que los vasos sanguíneos que se estrechen con el frío o el estrés.

Prevención y tratamiento

Los sabañones suelen desaparecer solos, pero, aun así, existen cremas hidratantes específicas para tratarlos -algunas con activos vasodilatadores que necesitan suscripción médica-.

Solo en los casos más graves, asociados a algunas enfermedades, es necesaria la toma de fármacos, pero esto siempre dependerá de la aprobación de un médico.

¿Y qué podemos hacer nosotros? Prevenirlos. Para evitar que nuestros vasos sanguíneos se dilaten de forma brusca, debemos usar ropa holgada, guantes, calcetines de algodón o lana, calzado impermeable. Así como también se recomienda hacer ejercicio físico de forma habitual y no fumar.

Por último, y lo más obvio, limitar las exposiciones al frío y, cuando sea inevitable, volver a calentar la piel de forma gradual.

Novamas » Vida

Publicidad