CONSUMO SOSTENIBLE

Agua filtrada, papel de cocina reutilizable y otras ideas fáciles que ayudan al planeta

Si te estás planteando cómo cambiar tus hábitos para llevar una vida menos consumista y más sostenible, este artículo es para ti. En él puedes encontrar algunos consejos fáciles de aplicar para que en tu día a día establezcas rutinas más ecológicas que permitan no perjudicar tanto al planeta.

Un vaso de vidrio reutilizable en medio de un montón de vasos desechables

Un vaso de vidrio reutilizable en medio de un montón de vasos desechables Pexels

Publicidad

STORIES

Cada vez somos más las personas que tenemos conciencia de que el planeta es un lugar en el que estamos de paso, con recursos finitos y que el animal más perjudicial para la naturaleza es el ser humano.

Si nuestro empeño es establecer rutinas que nos permitan llevar una vida más sostenible para poder cuidar mejor del planeta y dejarles a las futuras generaciones un lugar en el que todavía se pueda vivir, este artículo es para ti.

En NovaMás hemos hecho un recopilatorio de consejos que puedes llevar a tu terreno y poner en práctica cada día para reducir el consumo de productos de usar y tirar, sacar mayor partido a los recursos naturales y, además, que sea beneficioso para tu conciencia y paran para tu bolsillo.

Agua filtrada

En muchas ciudades de España el agua del grifo no tiene buen sabor, por lo que tradicionalmente se ha comprado agua embotellada en los supermercados para tenerlas en casa y asegurar el consumo de agua incolora, inodora e insípida.

Sin embargo, trasladar garrafas de agua de un sitio para otro y estar pendiente siempre de cuánta agua queda en casa para poder beber tranquilamente es un engorro, además de muy poco ecológico.

Cada vez más personas abrazan la tendencia de consumir agua filtrada, esto es, aquella que se obtiene después de pasarla por un filtro -ya sea de carbón activo o por osmosis- y someterla a un proceso físico para eliminar todas las sustancias que alteran el sabor y el aroma.

Papel de cocina reutilizable

Utilizamos cantidades ingentes de servilletas, pañuelos desechables y papel de cocina en nuestro día a día. A la hora de comer podemos usar la tradicional servilleta de tela a las que ya nuestras abuelas sacaban el mayor partido, para lidiar contra los catarros también tenemos el pañuelo de bolsillo que en antaño utilizaban los caballeros y las señoras, ¿pero qué pasa con el papel de cocina?

Hoy en día existen alternativas mucho más ecológicas como el papel de cocina reutilizable hecho a base de celulosa de madera, de bambú o de algodón ecológico. Son suaves, no dejan pelusa y los puedes utilizar para empapar, lavar e incluso secar. Después solo tienes que meterlos en la lavadora para que estén listos para volverlos a usar.

Con este tipo de productos sustituirás el uso que le das a unos 60 rollos de papel de cocina o a unas 2.700 servilletas de papel.

Alternativas al papel film

Otro de los productos de usar y tirar que utilizamos mucho en nuestras cocinas es el film transparente, ese producto a mitad de camino entre papel y plástico que nos sirve para envolver alimentos y congelarlos, para proteger el bocadillo y transportarlo sin miedo a fugas y también para tapar recipientes que no son fiambreras y guardar restos en la nevera, por ejemplo.

Si queremos sustituir este producto que no se puede reciclar y que es de usar y tirar, podemos optar por alternativas más sostenibles como los envoltorios de tela que tienen una capa de cera de abeja -si prefieres una opción vegana los hay hechos con aceites vegetales-.

También existen tapas de silicona de diferentes formas y tamaños diseñados para cubrir cualquier recipiente o alimento -platos, bandejas, sandías- que ofrecen la misma permeabilidad para proteger el interior y que posibilitan reutilizarlos una y otra vez.

Las bolsas de tela, las sandwicheras de silicona o las bolsitas reutilizables de cierre hermético también son una buena alternativa para transportar bocadillos sin necesidad de malgastar el papel film.

Productos de belleza e higiene íntima reutilizables

Un nicho en el que es típico los productos de usar y tirar es el de la belleza y la higiene íntima. Utilizamos toallitas desmaquilladoras, discos de algodón desechables, compresas y pañales de celulosa, etcétera.

Actualmente, en el mercado podemos encontrar otros productos que nos hagan el mismo servicio, sean reutilizables y su fabricación más sostenible. Algunos de los ejemplos son los discos desmaquilladores de algodón orgánico o bambú, las bragas menstruales, las compresas de tela y los pañales reutilizables o la copa de silicona, entre otros muchos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

¿Sabes la diferencia de los términos ecológico, biológico, orgánico y sostenible? Mercedes Martín nos lo aclara

Novamas » Vida

Publicidad