SILICONAS PARA EL CABELLO ¿SÍ O NO?

Qué es la dimeticona y por qué no tienes que usarlo

Si tienes especial cuidado de tu melena y eres de las que se mira todos los componentes de la etiqueta antes de adquirir cualquier champú o acondicionador, te interesa leer este artículo. En él te explicamos qué es la dimeticona y por qué según el tipo de cabello que tengas es mejor evitarla.

Mujer lavándose el pelo en la ducha

Mujer lavándose el pelo en la ducha Pexels

Publicidad

Sulfatos, parabenos y dimeticona. Siempre que buscamos champús de calidad nos encontramos en esta disyuntiva: ¿qué debemos evitar para nuestro tipo de cabello? Si llevamos un tratamiento de alisado, los sulfatos serán nuestros peores enemigos. Y si somos de piel dedicada o alérgicos a todo, mejor huir de los parabenos. ¿Y la dimeticona?

Qué es la dimeticona

La dimeticona es un polímero sintético a base de silicona -formado por carbono, silicio y oxígeno-, incoloro y no biodegradable; un ingrediente que puede encontrarse en gran variedad de productos. Por un lado, se utiliza como fármaco en medicamentos para evitar los gases y las flatulencias; por otro, se agrega en muchas cremas y maquillajes para el cuidado de la piel.

Nosotros nos vamos a centrar en los cosméticos para el cuidado del cabello, es decir, aquellas formulaciones cuya estructura química está diseñada para mejorar la suavidad y la sedosidad de cada uno de los cabellos.

Su mecanismo de acción se centra en evitar la pérdida de agua, con lo que se reduce la sequedad del cabello y su textura ligera mejora, en gran medida, el aspecto visual del cabello, dando la sensación de que se encuentran muy saludables.

¿En qué pelo se recomienda el uso de dimeticona?

Las siliconas facilitan el peinado, aportan volumen y brillo, además suavizan las cutículas dejando el cabello mucho más sedoso. Muchos productos que tienen dimeticona se usan para proteger el cabello de los secadores, planchas y tintes, entre otros. Esto es gracias a que es una sustancia inerte y estable a altas temperaturas. Además, ayudan a reparar el pelo dañado, favorecen el desenredado, evitan el encrespamiento y le aportan brillo a la melena.

¿Cuándo es mejor evitar productos con este compuesto?

No todos los cabellos necesitan estos compuestos, dado que los que no están teñidos, decolorados, o se les aplica un tratamiento de keratina de forma recurrente, no están tan dañados y no requieren de esta sustancia. Es más, en las melenas vírgenes -entiéndase como aquellas que lucen de forma natural, sin ser sometidas a tratamientos de color, permanentes o alisados- los cosméticos con dimeticona u otras siliconas van a engrasar el cabello.

Usa champús para tener el pelo limpio y brillante

El champú es un producto capilar que se utiliza para la limpieza y el cuidado del cabello y cuya función principal es separa el sebo del cabello, pero ¿qué es el sebo? Un aceite que se genera en las glándulas sebáceas, que es segregado de forma natural por los folículos pilosos y que se adhiere a cada cabello formando una película protectora para evitar los daños externos.

Sin embargo, el sebo tiende a atrapar la suciedad, las lascas de piel que se desprenden del cuero cabelludo -caspa- y los productos que se aplican al cabello como los fijadores o las espumas. No se debe eliminar completamente del cabello, por ello lo más adecuado es utilizar un champú que sea lo más natural y equilibrado posible.

Novamas » Belleza

Publicidad