Hugo ha caído en una trampa. Está enjaulado y sus amigos no saben nada de él. Triana, preocupada, va a buscarle al Inferno. Pero los ‘Toy boy’, después de subir la temperatura del local con un sensual baile, le confirman que tampoco ha aparecido por allí. La abogada teme que le pueda haber pasado algo malo y se lo confiesa a Iván. “La comisaria que enviaron desde Madrid nos dijo que Azucena no se suicidó. Alguien le dio esas pastillas y Hugo descubrió que son las mismas que toma Andrea”, le dice.

Lo que Triana e Iván no saben es que están muy lejos de encontrar al culpable de la desaparición del ‘Toy boy’. Mientras sus amigos bailaban, Hugo ha descubierto quién le ha encerrado: María Teresa. “Pensé que nunca te ibas a despertar” dice, acercándose a la reja de su jaula. María Teresa sigue pensando que Hugo es el asesino hijo y busca venganza. “No te voy a dejar marchar hasta que me digas cómo fue”, añade.

Los gritos de Hugo, proclamando su inocencia, no son suficientes para evitar que María Teresa le vuelva a dejar, solo y desesperado, en la jaula. Pero la mujer no puede estar mucho tiempo separada de ‘su presa’ y vuelve para buscar respuestas.

"Amenacé a tu hijo de muerte una vez. No me gustaba, nunca me gustó, pero yo no le maté"

María Teresa está destrozada, no puede superar la muerte de su hijo y necesita saber todos los detalles de lo ocurrido. Intenta chantajear a Hugo con agua y, aunque en un principio se muestra implacable, comienza a romperse. “Amenacé a tu hijo de muerte una vez. No me gustaba, nunca me gustó, pero yo no le maté”, afirma el ‘Toy boy’. Las palabras de Hugo van haciendo mella en María Teresa. Asegura que él también quiere descubrir quién mató a Álvaro y, por fin, la hija de Benigna decide creerle y liberarle.

Por otra parte, Jairo descubre que Andrea ha desaparecido por motivos muy diferentes a los que sospechaba Triana. El ‘Toy boy’, creyendo que le había abandonado, se dejó llevar por la noche y la fiesta… Pero Andrea nunca quiso dejarle. Macarena ha decidido ingresar a su hijo en un psiquiátrico y, desde allí, le es imposible comunicarse.

Después de sufrir una alucinación en la que Jairo le reprocha su abandono, Andrea decide reaccionar e intentar comunicarse con su amigo. Una llamada desesperada de Andrea alerta a Jairo quien, junto a Iván y Germán, empiezan a pensar en cómo rescatarle.

Los tres ‘Toy boy’ siguen a Macarena y, de manera improvisada, se cuelan en el psiquiátrico. Los trabajadores, incapaces de hacer frente a Jairo y sus amigos, solo pueden mirar sorprendidos cómo se llevan a Andrea Norman del centro.

Óscar no acompañó a sus amigos. El ‘Toy boy’ había recibido una tentadora oferta de una mujer en el Inferno. Ella buscaba más que un baile y Óscar decidió aceptar. Lucía lo sabía y, aunque en un primer momento no le importaba, ahora ambos se están empezando a arrepentir de lo ocurrido.

Por otra parte, Hugo y Triana se reencuentran con un beso en su barco. Hugo le explica todo lo ocurrido, tiene una sorpresa. Después de que María Teresa le liberara, le reveló algunos detalles sobre la vida de Álvaro. Además, aprovechando la confusión de Benigna al sorprenderles hablando en su casa, logró robar la libreta de su nieto.

En la libreta encuentran las claves para acceder a una serie de vídeos que podrían ser fundamentales para solucionar el caso. Uno de ellos deja muy afectada a Triana. Álvaro intentó chantajear a Macarena con un vídeo de contenido sexual entre Hugo y la empresaria. Al verlo, Triana no puede evitar recordar el momento en el que los pilló besándose en la fiesta.

Pero la abogada no puede perder el tiempo en asuntos del pasado. En otras grabaciones, un hermano Medina aparece manteniendo relaciones con menores. Aunque en un principio Triana y Hugo sospechaban que Mateo era el culpable de todo, en el vídeo quien aparece es Borja. La abogada y el ‘Toy boy’ se quedan muy sorprendidos.

La historia se complica aún más cuando, en el maletero del coche de Borja Medina, la policía encuentra la cabeza de Álvaro Rojas. ¿Es Borja quién asesinó a Álvaro y trató de inculpar a Hugo? ¿Habrán encontrado al verdadero culpable?