Triana, Hugo, Benigna y Carmen mantienen una tensa conversación en el despacho de la abogada. La señora Rojas quiere saber toda la verdad sobre el asesinato de su nieto, Álvaro, y le pide a Marín que le cuente cada paso que dé y cada mínima información que descubra.