El esperado beso, un maquiavélico plan y dos asesinatos sacuden a los protagonistas en el undécimo capítulo de 'Toy boy'

Publicidad

TODAS LAS CLAVES DEL CAPÍTULO 11 DE 'TOY BOY'

El esperado beso, un maquiavélico plan y dos asesinatos sacuden a los protagonistas en el undécimo capítulo de 'Toy boy'

La tierna y misteriosa relación entre Jairo y Andrea al fin da un gran paso al frente y ambos protagonizan su primer beso. Sin embargo la felicidad les dura poco cuando unos asaltantes dan un giro a sus vidas. Por otra parte, las malas artes de Zapata no tienen; el inspector vuelve a hacer gala de su crueldad. Adelántate a la emisión de 'Toy boy' en ATRESplayer PREMIUM.

Su amor por Hugo le ha cambiado la vida a Triana. Lo que comenzó como una defensa acabó en una relación pasional marcada por los altibajos.

A punto de descubrir quién mató a Philip Norman y liberar a Hugo de toda culpabilidad, Carmen despide a Triana, pero no entiende porque la joven abogada no ha ido a discutírselo. Su jefa cree que abandonar una reunión con un cliente importante por salvar a Hugo es motivo suficiente para prescindir de ella.

La proposición difícil de rechazar de Andrea a Jairo

Andrea se da cuenta que su actitud hacia Jairo no es la correcta. El 'toy boy' está cansado de esperarle y cuando empieza a no prestarle atención a su amigo, Andrea reacciona y le hace una oferta difícil de rechazar a Jairo.

Jairo, en un principio, cree que a Macarena no te va a gustar la decisión de su hijo. Sin embargo, Andrea suaviza los temores del bailarín diciéndole que su madre siempre estará ahí pase lo que pase. Este acto supone un gran paso en su misteriosa relación.

Los 'toy boy' inundan el Inferno de duende flamenco

Iván, Jairo, Hugo, Germán, Óscar vuelven a tirar de creatividad para no dejar indiferentes a los clientes del Inferno. Necesitan dinero y saben que si no innovan en sus números el reclamo caerá.

Esta vez, los ‘toy boy’ idean un espectáculo inspirado en su tierra y se convierten en bailarines con sabor flamenco. ¡Olé qué arte!

El esperado beso entre Jairo y Andrea

Ahora que Jairo y Andrea comparten piso, parece que su relación da un paso al frente. Sin embargo, Jairo sabe que depende económicamente de su amigo y eso le quema por dentro.

Durante la noche, los dos mantienen una sincera conversación en la terraza donde Jairo le confiesa sus temores; no quiere que piense que está con él por interés. Andrea calma a su amigo con unas emotivas palabras: “Mi vida era una mierda hasta que apareciste tú”.

La confesión de Andrea enternece a Jairo, quien no puede contener más sus sentimientos y se lanza a besar a su compañero. ¡Un momento mágico!

Un desalmado Zapata acaba con la vida de su compañero

Iván recibe una inesperada visita en el Inferno después de un chivatazo de Zapata sobre el robo de la cocaína.

Cuando los traficantes asaltan en el Inferno, da comienzo un cruce de disparos que hacen el ‘toy boy’ tema por su vida protagonizando una agónica escena.

Acto seguido, el inspector irrumpe con un maquiavélico plan bajo el brazo; es el escenario perfecto para acabar con la vida de su compañero Ortega y poner a salvo su coartada.

Andrea, testigo del asesinato de Jairo

Cuando parecía que la relación entre Jairo y Andrea comenzaba a estabilizarse, los jóvenes reciben otro duro golpe. El ‘toy boy’ y el hijo de Macarena Medina son asaltados mientras conducían. Los matones los sacan del coche y los separan hasta que se pierden la pista.

Minutos antes de que caiga inconsciente al suelo tras la despiadada paliza, Andrea escucha un disparo del hombre al que retiene a Jairo. ¿Lo han asesinado?

Borja Medina, desesperado, confiesa el asesinato de Philip Norman

La vida de Borja Medina se ha roto en pedazos en poco tiempo. El hermano de Macerena continúa en prisión después de haber sido detenido por abuso a menores y encontrar la cabeza de Álvaro Rojas en el maletero de su coche.

Tras varios días arrestado, Borja decide cambiar su declaración y confiesa ser el asesino de Philip Norman.

Sin embargo, la comisaria Luisa Gutiérrez no le cree ni una sola palabra y no duda en continuar su interrogatorio: “¿Por qué está haciendo todo esto?”