Así es el capítulo 2

Tras descubrir que el cadáver que apareció en el barco de Hugo no pertenece a Philip Norman, la prioridad es encontrarle para saber qué pasó hace siete años y conocer la identidad del cuerpo que apareció calcinado y decapitado.

Mientras tanto, los Toy Boys vuelven a bailar. El reclamo de Hugo como antiguo convicto se convierte para Iván, dueño del Inferno, el local donde realizan sus espectáculos, en su principal reclamo comercial. Las deudas ahogan a Iván y el éxito de los Toy Boys es su única esperanza.

La investigación de Triana da sus frutos y descubre pagos realizados por un testaferro a una sucursal de un banco de Melilla, pagos que podrían tener a Philip como destinatario. Allí se dirigen con la esperanza de encontrarle y descubrir, por fin, la verdad que convertirá a Hugo en un hombre inocente y libre.