Su vida social se hace alrededor de Lavapiés y participa en acciones de ONGs, políticas, etc. Cuando Javi y Carla se conocieron, él la tomaba por una perroflauta, pero luego terminaron conectando. Tuvieron un rollo, pero ambos se ríen de lo mal que resultó aquella noche. Desde entonces son auténticos amigos.