A Nacho le dejó su mujer de toda la vida y ahora, se refugia en casa de Javi. Se ha convertido en su compañero de piso. Él siempre ha deseado la vida de solterón pero en realidad, no hace más que llorar por las esquinas.