Es un referente en el mundo de la gastronomía. Los chefs lo aman o lo odian porque saben que una crítica suya puede hundir su restaurante o ponerlo de moda.

Javi es un triunfador cuarentón, sibarita, canallita y está acostumbrado a salirse con la suya. En las distancias cortas también es divertido y natural. Elegante y algo estirado, tiene una vida de snob donjuanesco que cualquier persona de su edad desearía. Sin embargo, él se da cuenta de que lo que desea no lo tiene. En este caso: encontrar el amor.

Nunca le ha durado una novia más de tres meses, la mayoría no le duran más de tres días, y muchas no llegan a las tres horas… Nunca concede el estatus de novia a sus parejas. Jamás ha querido comprometerse.