EL MAYOR SUMMERFORD Y LOS RAYOS

Summerford, un oficial británico que combatía en los campos de Flanders en febrero de 1918, salió volando de su caballo debido a un rayo, lo que lo dejó paralizado de la cintura para abajo. En 1924, mientras pescaba en un río, un rayo cayó en el árbol sobre el que estaba sentado y paralizó el lado derecho de su cuerpo. Dos años más tarde, ya recuperado, Summerford paseaba por el parque un día de verano en 1930 y fue alcanzado por otro rayo, paralizándolo permanentemente. Dos años después falleció pero no era su final. Cuatro años tras su muerte, durante una tormenta, un rayo cayó en un cementerio y destruyó su lápida.

EL TITANIC Y EL TITÁN

Existen unos extraordinarios paralelismos entre la novela ‘Vanidad’, escrita por Morgan Robertson en 1898, acerca del hundimiento de un lujoso trasatlántico llamado ‘Titán’ y los hechos reales sobre el naufragio del Titanic en el 1912. Numerosas coincidencias entre la novela y la realidad: el mes de la tragedia, el número de pasajeros, tripulantes y botes salvavidas, el tonelaje, la magnitud e incluso la velocidad del impacto con el iceberg, son datos prácticamente exactos a los que el autor cuenta en su novela 14 años antes.

HUGH WILLIAMS: ¿UN NÁUFRAGO EN EL TIEMPO?

El 15 de diciembre de 1664 se hundió un barco en el estrecho de Menay, en la costa norte de Gales. Todos los pasajeros fallecieron salvo un hombre, llamado Hugh Williams. El 5 de diciembre de 1785 (121 años después), murieron 60 pasajeros en otro naufragio con un único superviviente, llamado Hugh Williams. Casi 75 años después, el 5 de agosto de 1860, el hundimiento de un tercer barco provocó la muerte de 25 pasajeros y de nuevo, un solo superviviente: Hugh Williams. ¿Era Hugh Williams un viajero del tiempo?

EL GLOBO QUE UNIÓ A DOS NIÑAS

En junio de 2001, una niña de diez años llamada Laura Buxton escribió su nombre y dirección en un trozo de papel, pegó el papel en un globo de helio y lo soltó desde su jardín. El globo recorrió casi 225 kilómetros hasta que aterrizó en el jardín de otra pequeña de diez años, ¡qué también se llamaba Laura Buxton! La segunda Laura se puso en seguida en contacto con la primera y desde entonces han sido amigas. Han descubierto que no sólo comparten el mismo nombre y edad, sino que las dos tienen el pelo claro, un perro labrador, un conejito y un conejillo de Indias.

LA FOTOGRAFÍA DE SUS DOS HIJOS

En 1914, una mujer alemana dejó una placa con la que había fotografiado a su hijo en un establecimiento en Estrasburgo para ser revelada. Al estallar la Primera Guerra Mundial, se le hizo imposible recogerla y la dio por perdida. Dos años después, la misma mujer compró una placa fotográfica virgen en Frankfurt para tomar una foto de su hija recién nacida. Al ser revelada, esta placa mostró una doble exposición, mostrando la imagen de su hija tomada en 1916 superpuesta a la del hijo fotografiado en 1914. Por una increíble casualidad, la placa dejada en Estrasburgo había sido confundida con una placa virgen, y vendida como tal en Frankfurt dos años después, a la misma mujer.

EL VERDADERO HARRY POTTER

El mago más famoso de la literatura infantil vivió, o por lo menos eso se intuye, con el hallazgo de un jardinero que trabajaba en la parte trasera de una Iglesia de Yorkshire (Inglaterra). Al remover unas malezas, descubrió la tumba de Harry Potter y la situación se volvió más extraña cuando se enteró de que el reverendo a cargo del lugar se llamaba Richard Rowling. Apellido que comparte con J.K. Rowling, la escritora de esta saga juvenil.

ABRAHAM LINCOLN Y JOHN F. KENNEDY

Las extrañas coincidencias de los dos hombres que fueron presidentes de los Estados Unidos, Abraham Lincoln y J.F. Kennedy:

  • Abraham Lincoln fue elegido para el Congreso en 1846 y John Kennedy fue elegido para el Congreso en 1946, justo 100 años después.
  • Ambos estuvieron comprometidos por los derechos civiles y sus correspondientes esposas perdieron un hijo mientras vivían en la Casa Blanca.
  • Lincoln y Kennedy fueron asesinados un viernes y ambos murieron por disparos en la cabeza.
  • El secretario de Lincoln se apellidaba Kennedy y el secretario de Kennedy se apellidaba Lincoln.
  • Los dos fueron sucedidos por hombres apellidados Johnson. Andrew Johnson, quien sucedió a Lincoln, nació en 1808. Lyndon B. Johnson, quien sucedió a Kennedy, nació en 1908.

MARK TWAIN Y EL COMETA HALLEY

Mark Twain nació en 1835 cuando el cometa Halley pasaba por la Tierra y murió 75 años después, el 21 de abril de 1910, el día exacto en el que el cometa volvió a pasar, lo más extraño de todo fue que un año antes de su muerte, Mark había ‘bromeado’ diciendo que le decepcionaría no morir justo el día en el que el cometa Halley pasara otra vez. No lo debió haber dicho, porque así fue.

Lo que dijo exactamente fue: “Llegué con el cometa Halley en 1835. Pasará otra vez el próximo año y espero salir con él. Sería la mayor desilusión de mi vida si yo no me voy con el cometa Halley”.