Daniel conoció a Rebeca estudiando en el extranjero y se casaron poco después al quedarse embarazada. Ella apoyó los sueños literarios de su marido, pero a la vez le presionó para que siguiera lo trazado por su madre. Daniel ha vivido siempre controlado y aunque lo tiene todo para ser feliz, ciertas dudas y turbulencias comienzan a surgir en su interior. Hay algo en su pasado reciente que lo atormenta y abunda en el descontento que siente con su vida.