A Godoy le han caído sanciones profesionales de todo tipo. Tiene fama de saltarse las normas, de ser poco riguroso y de conflictivo, pero ahí sigue porque su competencia profesional es innegable. Está casado y tiene un hijo adolescente, que le da mil problemas pero al que quiere con locura.